miércoles, 16 de diciembre de 2015

LORELEY: Here We Are Again (2015 - Autoproducido) Francia/España.


By Larry Runner.

Los que me conocen saben que no soy yo muy de sonidos tan acaramelados. Antes se encargaba José A. Ruiz de ellos, pero desde que se toca los cojones y sólo hace de relaciones públicas para esta web, yo mismo me encargo si hace falta. Evidentemente no reseño todo lo que llega de AOR, pero es que en la mayoría de los casos los discos son tan ñoños que ni me molesto, pero este álbum merecía la pena y creo que LORELEY eran dignos de un poco de atención y de espacio en la web. Así que me he puesto al lío.

Hard Rock elegante y excesivamente edulcorado en el que el colchón de teclados es la base sobre la que se apoya todo el sonido de la banda. Eso sería en resumen una descripción de a lo que suena este quinteto recién descubierto por el aquí firmante aunque ellos no sean unos niños precisamente.

Y es que junto con el disco han tenido a bien enviar una nota de prensa, algo que debería hacer todo el mundo y que no sé por qué en este país parece que no es costumbre aún. Es por ello que sabemos que la banda, que destila un AOR como pocos se pueden escuchar en este país, se formó en Francia ya en 1981, aunque parece ser que se afincaron en Valencia en 1992. Tras largo tiempo de inactividad, dicen haberse reunido para celebrar su 30 aniversario, aunque a mí, la verdad, no me salen las cuentas.

De todas formas, la anécdota me importa bien poco, lo que vengo a reseñar es la música y su buen hacer que creo que puede gustar a los amigos del género más acaramelado que puede tener cabida en nuestra web: el AOR.


Lo normal en bandas como LORELEY es que suenen medianamente bien. Nadie con 14 años se dedica al AOR, si es Adult Oriented Rock, normalmente los músicos que lo ejecutan son entraditos en años, y las fotos delatan a LORELEY. La veteranía es un grado, así que por falta de práctica no va a ser. Otra cosa es que a lo mejor el disco no tenga el mejor de los sonidos, pues la producción puede ser mejorable, sobre todo si lo comparamos con lo que estamos acostumbrados a recibir de fuera en este tipo de sonidos para rockeros entrados en años, que normalmente vienen tan superproducidos que suenan a farsa. LORELEY no, suenan naturales.

si te gusta de verdad el AOR,
dales una oportunidad

Olvídate de caña, el rock de LORELEY es como una Harley, una máquina bien engrasada pero cuyo caminar no necesita de excesivas revoluciones. Nada de carreras absurdas por el mástil. Todo en su sitio, con una fábrica de riffs en la figura de Francisco Zahonero, que pone la réplica cañera a las grandísimas teclas de Hector Mancheño. La sección rítmica cumple, con buena presencia en el sonido del bajo de Gilbert Romero. Pero sin duda lo que más me ha gustado es la voz rota de Franck Ronin, una mezcla de Doogie White con Gary Barden que me encanta y que se me antoja perfecta para lo que es LORELEY.


El medio tiempo reina en todo este Here We Are Again del combo valenciano y si hubiese que resaltar algún tema quizás me quedaría con No Limits, la inicial Looking Away y  Rock To Roll Out por su buen solo y lo pegadiza que es, aunque creo que al disco le falta un hit realmente rompedor. 

Destacaría también Dirty Team por ese rollo que sale de lo habitual aplicando sonido de piano y de Hammond y dibujando una líneas vocales completamente distintas, navegando en blues y recordando mucho a la David Lee Roth Band.

Si te gusta de verdad el AOR, dales una oportunidad, quizás te sorprendan y te des cuenta de que hacer esta música bien también es posible más abajo de los Pirineos.




© Diario de un Metalhead 2015.

+ AOR aquí.