sábado, 28 de noviembre de 2015

¿REUNIÓN DE GUNS AND ROSES? CREO QUE YA ESTÁ DISPONIBLE EN LAS CASAS DE APUESTAS ON LINE



By Antonio Valseca.


Por fin saltó la noticia. Posible inminente reunión de Guns And Roses con sus miembros originales ¿y tenemos que creérnoslo? 


¿Conocéis la casa de apuestas online Bet365 y otras similares? Bien, pues la supuesta gira y reunión de GNR y todo lo que esto conlleva ya podrían estar en cualquiera de las posibilidades de estas webs de apuestas tales como ¿cuánto durará la reunión?, ¿quién será el primer expulsado? o ¿en qué minuto del primer concierto la liará Axl Rose?

Y es que sigo sin creérmelo. Guns And Roses fueron una banda única, unos genios cuyo talento sólo es comparable a su enorme ego y a su infinita estupidez como personas y eso fue, es y será una olla a presión de la que puede salir cualquier cosa.

Supongo que cuando el éxito mundial te llega de manera tan inmediata y te llueven los millones de dólares puede que incluso sea normal que por cojones acabes convirtiéndote en un completo gilipollas, pero una vez que te has convertido al lado oscuro me cuesta creer que haya cura o marcha atrás.

GNR lo fueron todo en el mundo del Rock. Editaron el debut más vendido de la historia, llenaron estadios, acapararon portadas y crearon polémica, mucha polémica. Joder, fueron las últimas putas Rock Stars al uso (nadie tras ellos lo volvió a conseguir de la misma manera, nadie). Fueron los últimos y los mejores, por eso su reunión tiene tanto morbo, por lo que fueron pero, ¿lo seguirán siendo?

Han sido muchos años, más de 20, de ver idas y venidas de sus músicos, de cruces de declaraciones, de altibajos, de ver cómo la leyenda se iba demacrando poco a poco mientras unos intentaban seguir en esto del Rock & Roll business y la madre del invento trataba de joderles con unos GNR de palo a los que nadie quería ver. ¿Habrá llegado la hora de la verdad?

Hay una cosa que sí que tengo clara al 100% y es que el dinero manda y a los GNR, sobre a todo a Axl, les gusta más la pasta que a un tonto un lápiz. En ese punto me creo la reunión pero no acabo de creerme que sean capaces de dejar atrás las rencillas del pasado y que la reunión se haga con los miembros originales. 

Algo en lo que tampoco confío es en que todos los miembros originales estén a la altura ahora mismo de poder defender de la manera que se merece el legado de GNR, una de las mejores bandas de Rock de la historia, y para justificar mis palabras quiero poner un ejemplo real.

Hace unos tres años tuve la oportunidad de poder trabajar con Steven Adler en uno de sus conciertos por nuestro país en el que tocaba precisamente versiones de GNR en un tour en el que le acompañaban otras dos bandas de Los Ángeles. A mí me encargaron ser su asistente personal ese día en la sala en la que trabajo para que todo estuviese a su gusto etc... ¡De puta madre! pensé yo, uno de los GNR originales en mi curro y yo codo a codo con él. 

El día llegó y allí estaba yo esperando que bajase del bus con mis discos de GNR de la mano para que inmortalizara su firma en ellos y blablablá… Cuando salió del bus ni siquiera le reconocí. Supe quién era de entre todos aquellos guiris por cómo se dirigían a él. Su aspecto estaba tan demacrado que incluso a un fanático de GNR como a mí le costaba reconocerle. Las drogas y el alcohol sin medida durante más de dos décadas habían hecho bien su trabajo.

He de decir a su favor que el tipo era majísimo, que no paraba de agradecerte todo y de darte abrazos todo el tiempo. Una actitud muy distinta de la que me podía haber imaginado de una Rock Star de su calibre, pero hay cosas que descubrí que nunca cambiarán.

La única orden previa que tenía de su mánager era la de ¡nada de alcohol! debido al ‘pasado’ alcohólico de Steven, de modo que llené el arcón de bebidas con birras 0,0. Steven entró en el camerino junto a sus colegas de Los Ángeles que integraban una de las bandas que le acompañaban de gira y a los cuales se había llevado de tour precisamente por eso, por ser sus colegas de parranda. Al entrar y ver las 0,0 me dice “creo que ha habido un error, ninguno bebemos 0,0 ¿puedes cambiarlas?”, a lo que asentí y me puse al lío.

Cuando por fin había cambiado las 0,0 por birras normales entró el mánager y me preguntó qué hacía; le expliqué el tema y me dijo “no, no, vuelve a cambiarlas y segunda orden, intenta mantener a Steven lejos de la otra banda, son mala influencia”. Yo, un poco estupefacto ya, cambié de nuevo las bebidas y me pegué a Steven para intentar hacer de niñera.

El ex GNR se escaqueaba de mí haciéndose el despistado y cuando creía que no le veía se acercaba a cualquiera de las tres barras de nuestra sala, cogía una botella al azar, la abría, llenaba su tapón y chupito para el cuerpo. Yo, aún a cuenta de ganarme una bronca, no podía ver al pobre Steve hacer eso cuál niño a escondidas y cuando lo hacía le decía amablemente “Steven, ¿quieres algo de la barra?” a lo que me contestaba muy serio “no, no, yo no bebo alcohol”. Y así estuvimos una, dos, tres y trece mil veces hasta que subió a tocar ja, ja, ja.

Para cuando la actuación de Steven Adler terminó (en la cual he de defender que no estaba borracho ni nada por el estilo) sus colegas de L.A. habían vuelto a cambiar las 0,0 por birras normales, se las habían bebido todas, habían arrasado varias botellas de alcohol y pedían más y más para llevarse al bus para pasar la noche. Efectivamente… una mala influencia.

Es sólo una anécdota personal pero al saltar la noticia de la reunión me ha hecho pensar si realmente los viejos demonios han desaparecido de todo lo que rodeaba a los miembros de GNR. Sexo, drogas y más drogas, mucha polémica y ¿cuánto de rock and roll?

Me gustaría pensar que todos pueden estar a la altura de lo que esta reunión conllevaría, pero me acuerdo de los hábitos del bueno de Steven y me entran las dudas; y eso que no es Steven Adler en que más me preocupa en este caso… ejem, señor Axl.

© Diario de un Metalhead 2015.

+ ARTÍCULOS de opinión aquí.