sábado, 26 de septiembre de 2015

PERCUTOR: Tiempos Violentos (2014- Metal Crusaders) Madrid.


By Larry Runner.

PERCUTOR llegan desde Madrid navegando entre aguas del speed, del thrash y del heavy metal más tradicional. Digamos que es heavy metal acelerado y sincero, que encandilará a los amantes del sonido 80’s, del de verdad, de ese que te impulsa a ponerte el chaleco de parches y te hace sentir orgulloso y miembro de una hermandad incorruptible.


Sí, son más heavies que una lluvia de hachas y en este Tiempos Violentos dan buena muestra de ello y hacen ver que la música es, como para el que esto escribe, un modo de vida que transcurre por encima de modas pasajeras. A la voz, el acento delata el origen de Luis Zabala. El vocalista y rítmica de origen ecuatoriano compatibiliza las funciones y sin ser un gran vocalista, sí que sabe como modular su voz para que se incruste en las canciones. Ramón Morenate se impone a la guitarra sobre una base rítmica muy contundente la que dan vida Lucas Sicilia -bajo- y Juan Carlos Robles, batería.


Si hubiesen nacido hace tres décadas hoy estaríamos hablando de ellos como se habla de Legion o Fuck Off, lástima que a diferencia de ellos en este Tiempos Violentos no haya un auténtico hit. Sí que hay temas de celebrar puño en alto como Pobre Mortal, pero no lo suficientemente efectivos como para que se te queden grabados en la mente y estés todo el día tarareándolos, aunque quizás Desde Usera se le acerque bastante, lo cual es ya algo importante. Entre sus canciones, hacen suyas dos versiones de los Blaze ecuatorianos y de los VS argentinos. 

La velocidad de su música es seña de identidad en el hacer de PERCUTOR. No hay margen a la relajación en estos nueve cortes que superan en poco a la media hora, lo cual convierte al álbum en digno de edición de vinilo. Si te gusta lo auténtico, si eres de los que valora de dónde viene nuestra historia, si eres de los que se pone parches en el chaleco, cósete el suyo. Yo lo voy a hacer.




© Diario de un Metalhead 2015.

+ THRASH METAL aquí.