martes, 22 de septiembre de 2015

ADMITE LAS CRITICAS O DEDÍCATE A OTRA COSA. O SIMPLEMENTE, VETE A LA MIERDA.


By Larry Runner.

Casi cinco años llevamos bregando, en diciembre los cumpliremos y los vamos a celebrar, vaya que sí. En todo este tiempo hemos sufrido alguna que otra polémica bastante agria. No, no fue con Iñaki Gabilondo, que sé que lo estáis pensando. En concreto fueron un par de ellas, con declaraciones desafortunadas y desplantes muy poco elegantes de algunos miembros de un par de bandas. 


La primera vino del entorno del grupo, aunque su vocalista, ante una crítica que no le dejaba en muy buen lugar, tuvo una reacción bastante airada. Poco después la banda desapareció -teníamos razón, no valían para nada- y curiosamente tras pasar a ser historia el ofendido cantante escribió para disculparse. Pero en privado, no en público como cuando salió la mierda. Ni le contesté.

La segunda pataleta llegó por parte de un ex de una banda. Curiosamente no supo digerir que dijésemos que su ex-grupo sonase distinto, que no mejor. Simplemente por algo así, el fulano en cuestión -hoy en día en otra banda- puso en marcha el ventilador de la mierda y llegó al insulto personal. Nunca vi reacción infantil igual. Ni siquiera dije que la banda sonase mejor, ni que él fuera malo, que no lo es, para nada, ni nada por el estilo. Sólo dije que sin él sonaban distinto. Hoy en día el desgraciado pega bandazos comiendola allá por donde va para lograr tocar en algún bar rodeado de otros músicos a los que han ido expulsando de otros lados. Como me han dicho más de una vez, están juntos porque nadie los quiere. En su día nos pidieron que no habláramos de ellos y cuando más tarde no lo hicimos, se volvieron a ofender. Teníamos razón de nuevo. Todos me lo dicen, incluso algunos que aparecen como amigos suyos en las redes sociales. Pobres infelices. Si sacásemos a relucir todo lo que dijeron de según que gente y que tenemos guardado ...

Hace bien poco sufrimos otro pequeño conato de polémica. No fue a través de la web, si no a través de una red social. Alguien habló de la música de un grupo y al picarme la curiosidad les busqué en Spotify para ver como sonaban. No me gustaron, mejor dicho, no digerí la voz de su cantante. Solté un inocente "no puedo con la voz del tío" y en menos que canta un gallo tenía respuesta del mismo a mi comentario y un privado en un tono bastante airado. Menudo fregado. Está claro, el protagonista de esta tercera movida es otro de los que se piensa un rockstar de esos que cree que su música le va a gustar a todo el mundo. Cuando vi la colérica respuesta fui a mirar el perfil del grupo, pensando si serían prestigiosos sin yo saberlo. A ver si es que metí la pata hasta la rodilla y los pavos son la polla y yo no me enteré. Pues bien. Parece ser que no soy el único al que no le gustan. Poco más de 600 adictos en facebook con dos discos ya en el mercado. Hoy en día, que vivimos en un mundo global y en el que una web como Diario de un Metalhead es capaz de generar esas visitas en un par de horas a poco que se lo proponga, me pareció, con todo el respeto del mundo, ridículo. Fiera, controla un poco, tu banda no es los nuevos Guns N' Roses. Ni lo va a ser. No es para ponerse así. Grupos jóvenes de los que empiezan en mi entorno y que los pobres aún no son nada, tienen bastante más seguidores más que tú. Y sí, ahora voy a dar nombres de ejemplo por ser gente del entorno a la que quiero un huevo, aunque no todos son amigos íntimos: WESTHIA, SOLDIER, BLAST OPEN, GET IN TRIBAL, CRUDO … Algunos hasta multiplican por cuatro tu cifra de seguidores. Será por algo. Quizás porque son mejores personas o quizás porque sepan admitir una crítica, porque aquí, en Diario de un Metalhead, TODAS, repito, TODAS, son constructivas, aunque te pueda parecer que no. Venimos a sumar, nunca a restar y menos a dividir. Y no veas lo que jode tener que hablar de matemáticas cuando lo que queremos es tratar de música.

Foto: Soldier, a quienes bien que "atizamos" en su día. By Sergio Blanco


© Diario de un Metalhead 2015.