martes, 7 de abril de 2015

HATE: Crusade: Zero (2015- Napalm Records) Polonia.


By Iñaki Albuerne.

Echando la vista atrás recuerdo en los catálogos de finales de los noventa como nombraban a los Polacos HATE como los nuevos DEICIDE, ya que la banda Estadounidense no pasaba por unos buenos momentos ni personales ni discográficamente, con álbumes tachados por muchos de sus fans como mediocres comparados con sus primeras obras. Así que la banda europea parecía una firme y natural sucesora musical de la leyenda de Florida, pero nada más lejos de la realidad, al menos en parte.

Con los años se demostró que dicha brutal influencia fue hasta su tercer álbum, y a partir de su cuarto trabajo del 2003 Awakening of the Liar empezaron a tener las influencias tan características de la escena de su propio país Polonia, como BEHEMOTH o VADER, además de inyectarle a su música su propia esencia 100% HATE, totalmente identificativa, incluso con sus palpables influencias.

Hasta llegar al 2015 y este Crusade: Zero han probado a mezclar su música con el industrial como en el maravilloso Anaclasis: A Haunting Gospel of Malice & Hatred del 2006, que en su día ya hable de él para el sello Xtreem Music. A poner unas pocas influencias Black Metaleras a su Death Metal de la escuela Polaca, como en su anterior Solarflesh: A Gospel of Radiant Divinity, otro gran trabajo, aunque podía cojear en algunos aspectos si lo comparábamos con los anteriores tres álbumes.


Crusade: Zero llega con un sonido muy similar a lo que era su última obra, quitando para esta ocasión algunas influencias musicales del medio oriente que había escondidas y los fragmentos más envolventes que Solarflesh: A Gospel of Radiant Divinity poseía entre sus temas. Siendo aquí más directos en ese aspecto, y tratando sus ritmos y melodías de una manera más pegadiza para la interpretación en sus directos. Escúchense temas como Leviathan o Valley of Darkness y se me dará la razón.

nadie a quien le guste la banda
se debería perder este disco

No sé si tratar sus últimamente escasas diferencias entre álbumes como algo positivo o como algo negativo, pero pensaré en ello como algo bueno y que identifica el sonido de una banda como HATE.

Sí que es cierto que el mayor cambio en un álbum de estos Polacos fue con su Anaclasis: A Haunting Gospel of Malice & Hatred  por las ya nombradas influencias del Metal Industrial, que unidas a su manera de hacer Death Metal quedaban como anillo al dedo, todo fenomenalmente equilibrado. Luego, a partir del siguiente álbum dentro de su estilo, introducían detalles suficientes para diferenciar una obra de otra, pero el cambio más brutal fue con ese, así que no se puede pedir siempre lo mismo.


Aquí tendréis la contundencia a la batería de la marca de la escena más Death Metalera de Polonia, y 100% el sonido al que HATE nos tiene acostumbrados desde que dejaron de querer ser unos imitadores de DECIDE – aunque a todas luces buenos igualmente– y decidieron sonar con su propia naturaleza.

No será su mejor álbum, pero se mantiene en la línea a la que nos tienen acostumbrados de calidad, contundencia y sus dosis de potente negrura. No podría olvidarme del trabajo de las guitarras, en las cuales siempre pusieron empeño, y suenan al mismo nivel, potentes y con algunas composiciones  realmente memorables.

Un disco que ninguna persona a la que ya le gustara la banda debería perderse, y a quien no los tenga muy escuchados y entre sus gustos personales entren grupos de la talla de BEHEMOTH, VADER, BELPHEGOR o KRISIUN. Estoy más que seguro que HATE satisfará vuestros deseos. A mí, desde luego, que llevo casi desde sus comienzos escuchándolos, me lo han vuelto a hacer.







© Diario de un Metalhead 2015.

+ DEATH METAL aquí