domingo, 22 de febrero de 2015

SIN DISFRACES. Avilés 14.02.2015. ROCK IN RÍA. Crónica y fotos.


By Larry Runner.

Se mascaba la tragedia. Se veía venir. Sábado 14 de febrero. En Avilés se juntaban el San Valentín y los Carnavales de la ciudad, lo cual ya era una buena contraindicación para celebrar la nueva edición del Rock In Ría. Para colmo de males, pocos días antes a alguna cabeza no demasiado pensante se le ocurrió que había que apoyar al rock ese día como nunca antes, y desde el ayuntamiento se le dio vida a una noche rockera con tres escenarios en tres distintas plazas de la villa avilesina. Allí actuarían varias bandas asturianas como Black Devil, Westhia, Leather Boys, etc, pero todas a la vez. Así que si ibas a ver a una, no podías acudir ver a otra. Claro, claro, como en Asturias contamos los metalheads por millares ... tiene cojones. A todo ello había que añadir el problema de la carretera, con un anunciado temporal sobre Asturias. Ni así, se iba a claudicar y eso que el promotor advirtió de todos los contratiempos a los grupos. 

Nos plantamos en Avilés cerca de la hora de comienzo anunciada. Sabíamos que probablemente hubiese algún retraso, y así fue. Aunque no pensábamos que fuese a ser tan largo. Minutos antes de comenzar el show la guitarra de Chou de Chous, guitarrista de TOTENGOTT, la banda que iba a abrir la noche, quiso besar el suelo y partirse. El seis cuerdas no dudó en escapar corriendo a por otra. El orden no se varió y como resultado la noche metalera comenzó hora y cuarto más tarde de lo pactado.


Tras una espera que se hizo eterna, por fin TOTENGOTT pisaban el escenario de la Malecón. Se presentaban como trío. Quisiera no inventar, pero afirmaría que son la única banda Tributo a Celtic Frost del país. Nunca he sido seguidor de los suizos. Los llegué a ver en directo pero, la verdad siempre me parecieron bastante tediosos. No percibí ninguna señal de que entre los escasos asistentes hubiese ningún fan de la banda de Tom Warrior. Es complicado valorar a una banda de Tributo cuando los originales no te han cautivado. A los músicos los conocíamos de sobra, El citado Chou de MERCYLESS a la guitarrra. Nacho de VOID al bajo y sentado a la batería el culo inquieto de José Mora, al que es imposible seguirle la pista y que igual se embarca en una aventura como ésta, que en una banda progresiva que en un Tributo a TOOL. Sonaron muy bien, pero apenas conquistaron unos pocos aplausos.

FEAR CROWD fueron los siguientes. Alguno se escapó entonces a ver a los BLACK DEVIL que actuaban a la misma hora en una de las plazas de la ciudad. La verdad es que se perdió una gran fiesta, aunque no dudo que las huestes de Dany Jack también cumpliesen. Y es que los bilbaínos FEAR CROWD vinieron a pasarlo bien y a convertir la Malecón en una juerga.


Su heavy metal nos enganchó desde el primer momento con Noches de Rock, el corte que abre su Nueva Era y una muy acertada elección para entrar en calor. La empalmaron con Deja de Dudar, otro de los grandes tracks del disco. Lo estábamos disfrutando a pesar de que el espacio era amplio. Una pena la tremenda putada del absurdo derroche municipal para una noche que no lo necesitaba. Restó público y es que alguno de los habituales de la Malecón no apareció por la sala. Otros lo hicieron por ellos, algunos incluso aparecieron disfrazados, y una horda de vikingos disfrutó de lo lindo con los de Bilbao. Cualquiera que los viera cantando el estribillo de Mírame puño en alto alucinaría.

dedicaron No Pienso Caer a Thrashway

Los flashes apuntaban al centro del escenario, a la guapa Leire que acaparaba las miradas de todos por el carisma que desprende desde el micro al que parece besar. Más heavy que una lluvia de hachas presentaba Acorralado, un nuevo tema que a buen seguro verá la luz en el próximo disco. Homenajearon a Ronnie James Dio con Don’t Talk to Strangers y gozamos de lo lindo a pesar de que soltaron otro par de temas que no eran del disco. Con uno de ellos, Tu Final, Leire presentó a la banda y dedicaron No Pienso Caer a la gente de Thrashway que desgraciadamente se han ido de Asturias para mejorar en lo laboral como hacen más de 2000 asturianos al año.

Eché de menos la maideniana Frente a las Puertas, pero pese a ello me lo pasé genial y es que al final, para despedirse, interpretaron el The Evil That Men Do de IRON MAIDEN para el cual invitaron a un servidor a subir. Incapaz de recordar hoy en día la letra de canción alguna por completo salvo de algunas de la época Dianno, y con el respeto que me producen los escenarios, evidentemente denegué la invitación. A cambio se subió Sebas, batería de STRIKEBACK que se la sabía y que fue de más a menos en la interpretación a dúo con la fantástica Leire que no dejó de sonreír en todo el show. El cachondeo post-concierto con el asalto del baquetero al micro fue memorable.


Fantásticos FEAR CROWD. Sabía bien que nos iban a encantar. Me habían gustado en Barakaldo cuando los pude ver compartiendo escenario con BLAZE OUT y de ahí que fuesen una de las apuestas seguras para el Diario de un Metalhead Fest II que se truncó el pasado abril. Me encantan y además son una gente genial. Poco antes del show entrevisté a Leire y las risas fueron una constante en la conversación. A pesar de no poder vivir de la música, radia profesionalidad, cambiándose de vestimenta antes y después del show y cuidando su look fuera, pero también sobre las tablas. Su parche del Killers de IRON MAIDEN marca, no se puede ser más heavy. Geniales todos.

IN THOUSAND LAKES fueron los siguientes. Su death melódico no lo es tanto en vivo. Sus canciones son mucho más cañeras, sobre todo las antiguas, las del ep no tanto, aunque suenan mucho más graníticas en vivo. Sobre la pared de la Malecón se veían las imágenes de Celia Cruz y algunas leyendas más de la música latina cuyos espíritus me imagino se evaporarían rápidamente si andaban por allí despistados.

Tenía muchas ganas de verlos, de conocer a Javi su batería, al que entrevisté en su día en el programa y cuya grabación se me fue a la mierda desgraciadamente, incidente que sólo ha ocurrido dos veces en 169 programas. 


IN THOUSAND LAKES son una banda muy técnica, muy seria sobre el escenario y que renuncian a la comunicación con el público dejando esa labor al voceras Jose, que sobre el escenario se transforma totalmente. Dificilmente dirías que la bestia que ocupaba el centro de las mirada era el pacífico chaval de gafas que estaba sentado al lado del merchan minutos antes. 

Son auténticas máquinas sobre las tablas y quizás algún sampler les ayudara a dar algo más de lucimiento a su show. En el disco los temas suenan más brillantes por eso y porque hay unas rítmicas que en los punteos desaparecen y que a pesar de que el bajo de cinco cuerdas de J suena suficientemente ampuloso no llega a cubrir todo el espectro sonoro.

IN THOUSAND LAKES son buenísimos

Se empeñaron en hacernos disfrutar y lo acabaron consiguiendo. Su concierto fue de menos a más, aunque yo disfruté casi desde el principio. La segunda de la noche fue Unconscious Mind y dejaron las otras tres del ep para la segunda mitad del show. Brutal como sonó Martyrs of Evolution casi al final del recital. Antes ya habían sonado The Dark Rook y Broken Silence, que me maravilló.

Por medio se quedó el cover de ACCEPT. Un Princess of the Dawn que sonó más bruto de lo que nunca te pudieras imaginar. Cerraron con el People Of The Lie de KREATOR. Son buenísimos.


Llegaba el momento thrash de la noche. Incomprensiblemente algunos abandonaron la sala cuando ya regresaban otros de los conciertos gratuitos de la calle, incluso Eneko guitarrista de Black Devil se dejó ver por allí y aún llegó a tiempo para probar algo del picoteo con el que la Sala nos obsequió. 

STRIKEBACK son enormes, y sí, están saliendo muchas bandas de thrash en los últimos tiempos y muchas de ellas lo hacen muy bien, pero los coruñeses tienen algo que no tienen otras. Una fantástica imagen sobre el escenario, una buena puesta en escena, tocan mejor que muchos otros y además tienen algo que no tienen otros. Cómo diría yo ... Ah sí! Tienen ... CANCIONES! Sí señor! Canciones para corear, que penetran en tu cabeza y se te enganchan.


Los riffs de las canciones de STRIKEBACK van directos a tu mente, a engancharte, y si de verdad amas el estilo más genuino del heavy metal, el más auténtico a día de hoy, el thrash, te llegarán al corazón. Lo hacen desde los primeros acordes de Breathing Fire, donde la batería de Sebas parece ir a reventar en cualquier momento. Donde una mujer al bajo demuestra más actitud y saber hacer que la mayoría de panolis de cuatro cuerdas que nos tenemos que cruzar en muchas ocasiones pegados como momias al ampli en la parte de atrás del escenario. Viéndola piensa uno en crear el premio a la Metalhead del año sólo para dárselo a ella. Pili, así con ese nombre tan corriente se atreven a llamar a doña Pilar Zapata, la bajista de la banda. Respeto a la moza.

Doña Pilar Zapata: respeto

Sí, hacen thrash y cuando hablo de ellos dejo de ser objetivo. Soy fan. Me convertí a su causa el día que escuché por vez primera Share Your Hate, un disco con el que volví a casa del Hellfoz. Allí me lo dio Adrián Beltrán, el vocalista de thrash más guapo de la península. (Me va a matar por esto).

Un chaval majo que cumple a la voz como muy pocos. Viéndole en el escenario me acuerdo de algunos otros y casi me da la risa. Que manera de cantar! De chillar! Que agudos! Que energía!

Luego están los guitarristas, con un Rafael García en la solista que apabulla. Pero tú has visto como toca este tío? Ah no! Que fuimos muy pocos a verlos. No has visto aún a STRIKEBACK? Pues han venido a Asturias tres veces en los últimos dos meses. Tranquilo, estás a tiempo. Estarán en el Rock N’ Luarca. Se lo ganaron en la batalla de bandas, donde quedaron subcampeones. Será que no tuvieron su noche en la final. 


Y es que es difícil de entender que alguien pueda superar al quinteto de A Coruña con temazos como Revolution, Kill or Be Killed o Supremacy, que dedicaron al tristemente asesinado Jimmy. El dolor de cuello del domingo fue consecuencia de su devastadora actuación. Tal es así que fue la única banda de la que no tomé notas. No me dio tiempo. Como es habitual voy apuntando detalles en mi iPhone durante las actuaciones, pero con STRIKEBACK me enganché tanto que ni me acordé de apuntar nada. 

Así que de memoria tengo que decir que tocaron Over The World de TESTAMENT. Sí, creo que no me equivoco, pero he tenido que ponerme la canción para afirmarlo. Espero no meter la pata hasta la ingle. Cerraron con This is Thrash, declaración de intenciones en la que en la parte final Adrián tomó la guitarra solista y Rafa pasó a la voz, cumpliendo ambos con creces. Rafa cantando como si fuese lo habitual y Adrián tocando la guitarra de forma extraordinaria. Bolazo.


Los fenomenales STADO KRÍTICO (odio el nombre punkarra, Mikel, por favor!) cerraron la noche. Desgraciadamente alguno pensó que no merecía la pena. Será mala prensa, ausencia de ella, no lo sé. El caso es que a mi me sorprendieron muy gratamente.

Y es que había visto a la banda una vez hace unos años en Oviedo en un concierto en La Calleja de Oviedo que había sido para echar a correr. No recuerdo a quien teloneaban, pero recuerdo que fue de penilla. El caso es que la banda ha cambiado caras y a día de hoy es difícil creer que es la misma banda de aquel día. De verdad que me encantaron, y espero que al leer estas líneas el mamonazo de su líder me haga llegar su disco aunque sea en descarga, y no las tres putas canciones de las que dispongo. O no sé, que se venga a presentarlo a la radio. ¿Es que lo tengo que hacer yo todo?

impresionante la evolución de STADO KRÍTICO

Cuano les vi la otra vez parecían querer hacer muchas cosas y no hacer ninguna. De verdad que fue un desastre. A día de hoy llevan un rollo muy personal, algo que es muy difícil de lograr, aunque si tuviera que citar alguna banda como referencia, apuntaría a AVENGED SEVENFOLD. 

Sí, su música lleva un rollo heavy pero mezclado con otras historias no tan duras y las voces transcurren entre limpias y guturales. De las limpias se encarga Mikel, que además ocupa el centro del escenario con su guitarra y de las brutas él mismo y Manu, vocalista de mis adorados GET IN TRIBAL y que aquí se sienta a la batería y que no lo hace tampoco nada mal. 


Me gustó la actitud de la banda, mucho, sobre todo la de Adrián, serio, muy serio a la guitarra. No son una banda de broma y Isra al bajo cumple con creces. Cuidan ya el detalle, no son cuatro chavaletes sobre un escenario. Son una banda que a poco que se lo curre y mantenga la constancia puede dar que hablar y por la que se acabarán peleando los promotores, pues llevan un rollo muy poco explotado en nuestra geografía. 

Cumplieron con creces y a pesar del cansancio de la corta audiencia (eran ya más de las tres de la mañana) no mostraron desgana en ningún momento. Disfruté de lo lindo hasta el final y tras unas rápidas despedidas de todos, nos fuimos a sufrir la Fría Tempestad que nos encontraríamos en la carretera.


En definitiva una excelente noche que muchos se perdieron y que si tuvieran al menos curiosidad por conocer a las bandas y escuchasen algunos de sus temas probablemente se arrepientan de no haber acudido. Ojalá tengan la suerte de verles en otra ocasión, porque todas ellas merecen mucho la pena. 

Gracias a ellos por su música, por su amabilidad y cariño mostrados toda la noche. Gracias a Leire por conceder la entrevista, que lo ha petado en la web. Gracias a Soulburners por organizar estos saraos y gracias a la Sala Paseo del Malecón de Avilés, a la que Jose ha convertido en referente por su voluntad en hacer la vida fácil a la gente y sus pincheos sin fin.

© Diario de un Metalhead 2015.

+ sobre el ROCK IN RIA aquí