viernes, 20 de febrero de 2015

DR LIVING DEAD: Crush the Sublime Gods (2015- Century Media) Suecia

By Larry Runner.

Imagínatelo. Tienes una banda de thrash pero no te comes una. El rollo te mola pero no hay forma de tirar para adelante. Cambias de colegas, montas otra banda con mucho en común en el estilo y de repente a uno se le enciende la bombilla: ¿Por qué no nos disfrazamos de alguna manera como hicieron SLIPKNOT? No tenemos nada que perder y si logramos impactar con la imagen igual nos hacen caso como les pasó a los GHOST aunque luego en sus conciertos la gente bostece. Hostia tío, la idea mola vamos a probar. Es verdad, SLIPKNOT a cuenta de la imagen se han hecho tan grandes que parece que inventaran el death metal y ya ves lo de GHOST, que el pavo con CRASHDIET fracasó de lo lindo y vestido de cura la ha liado ganso.


Y ahí los tienes, DR. LIVING DEAD. Suecos y que lo han petado de lo lindo sin haber inventado nada, sin falta de solos virtuosos, sin tampoco tener los mejores temas de la historia del crossover, que eso es a lo que se dedican. No son D.R.I., no son ni mucho menos SUICIDAL TENDENCIES. Ni siquiera MUNICIPAL WASTE, pero a estas alturas casi se batirían el cobre, o sin casi, con cualquiera de ellos en un cartel.

Crush the Sublime Gods
no es mejor que lo anterior

No han inventado nada de nada y este Crush the Sublime Gods, tercer largo de su carrera no es mejor que lo anterior, pero ya han dado el salto a un sello grande, abandonando High Roller Records, que les había sacado del anonimato.

Trece cortes componen Crush the Sublime Gods en los que me veo incapaz de resaltar ninguno por encima de los demás. Y es que me suenan repetitivos al máximo y sinceramente creo que si no fuera por todo lo extramusical que les rodea, no serían ni de lejos lo que son hoy en día. 

Ya lo dijo en su día Lemmy Kilmister sobre SLIPKNOT y probablemente si conociese a los cuatro suecos diría lo mismo de ellos: yo vengo del rock n’ roll, ellos vienen del circo.

La imagen de pm. Lo otro ... tiene un pase. No son malos, pero tampoco es para volverse loco con ellos como parece estar pasando. Como me dicen alguna vez por el wasap: Ta be.






© Diario de un Metalhead 2015.

+ discos de CENTURY MEDIA aquí