domingo, 11 de enero de 2015

BLOOD FREAK: Squalor (2014 – Willowtip Records). USA.


By Iñaki Albuerne.

Aunque en una famosa página de datos sobre grupos de Metal traiga que los Estadounidenses BLOOD FREAK se formaran en el año 2003, no es verdad, ya que en 1988 habían editado una demo. Aunque no es hasta el 2003, cuando editan después de tantos y tantos años desde esa demo de los ochenta su primer álbum completo Sleaze Merchants, una demostración de buen Goregrind y Death Metal del más clásico, con algún toque sabbathiano de por medio, a los que son tan aficionados. Nada de las moderneces de muchos de los grupos de hoy en día.

Después unos cuantos álbumes más, como Live Fast, Die Young… And Leave a Flesh- Eating Corpse el cual se movía mas por terrenos Death Thrash con influencia Grindcore como no, o Multiplex Massacre al que volvían a lo que mejor saben hacer, Goregrind/Death con muchas dosis guitarreras, de las de antes, argumentación también válida para Mindscraper del 2011.


Vuelven estos enemigos de todo lo que sea modernidad musical y amantes de todo lo añejo, ya sea dentro del Metal / Metal Extremo, películas gore, películas de serie B o Z, comics de terror y ciencia ficción. Y vuelven haciendo lo que mejor saben, sí, lo habéis acertado, Goregrind/Death rancio, de ese que parece que ha permanecido encerrado años y años dentro de un ataúd desde finales de los ochenta o principios de los noventa, y se saca ahora para ser degustado por los oyentes.

Como en todos sus anteriores discos, es un trabajo entretenido para todo el que le gusten esos estilos, incluso para los que no estén muy familiarizados con él, seguro que después de unas pocas escuchas se lo apuntan entre grupos destacables dentro de estos géneros. BLOOD FREAK no es un grupo conocido por las grandes masas, pero si un grupo de culto para un buen puñado de fieles seguidores de sus historias delirantes de seres deformes, inteligencias desde el mas allá, zombis y demás delirantes historias.


Aunque siempre optaron y optarán como dije por un sonido de la escuela más clásica de los géneros que tocan, el sonido es bueno, y muy limpio para ser del género que se trata. Cada instrumento se escucha potente y casi a la perfección, ya que a veces dentro de sus ritmos más rápidos, se vuelve todo un poco caos, pero no es problema, es un estilo en el que estas cosas son de lo más normal. Dentro de este caos musical old school, es un placer ponerlo a todo volumen y dejar que tus oídos se acostumbren a él. 

No creo obligado que los fans del estilo se hagan con este trabajo, pero lo que sí creo casi obligado es que al menos se lo escuchen alguna vez que otra, seguramente les convenza su propuesta. A mí al menos me tienen enganchado hace más de diez años. ¡Ah! Y por supuesto, los originales ritmos sabbathianos siguen estando por casi todo el disco, en unos temas más que en otros, pero están. Y eso en una banda de Goregrind/Death no es que sea muy común, pueden presumir de ser originales en esos detalles. Mirar si son amantes de todo lo Old School dentro del Metal Extremo, que detestan a bandas como SUFFOCATION, diciendo que jodieron el Metal Extremo con sus Suffo-rafagas a la batería. Humor no les falta, sin duda alguna, y buenas maneras dentro de lo suyo tampoco.





© Diario de un Metalhead 2015

+ Grind aquí