sábado, 15 de noviembre de 2014

La Cerveza del Mes: ARTIC SUNSTONE.



By Leonidas Trismegisto.

Este mes os traigo un cervezón creado por la microcervecera danesa Amager (que también es el nombre de una isla de Dinamarca) y por Three Floyds Brewery Co.
En cuanto al nombre de la cerveza, Sunstone o piedra solar una vez pasados los Pirineos, se refiere a la piedra que usaban los vikingos para saber donde estaba el este o el oeste incluso en los días más nublados. Tal vez si bebemos unas cuantas de estas no sabremos ni llegar a casa pero ahí os dejo la nota cultureta.

En cuanto a la cerveza estamos ante una American Pale Ale con un 6% de alcohol. Color ambarino, parecido a la miel y una espuma blanca espesa. En la boca deja entrever sabores florales y frutales pero dejando una sutil mezcla de toques amargos y otros más dulces. Al tragar es seca y deja un toque a té. Realmente me pareció una cerveza muy equilibrada. Es una buena opción para vuestras noches de ramoneo y cacería.

La historia de esta cerveza es que durante su elaboración, los maestros cerveceros tenían puesto KING DIAMOND a todo volumen y esto me hizo pensar en un documental que vi hace tiempo y que me cambio la perspectiva desde la que veía ciertas cosas. Por si a alguien le interesa se llama: Y tú que sabes. Lo tenéis fusilado completo en Youtube.


En dicho documental, hay un momento en el que se habla del experimento con agua de un científico japonés, Masaru Emoto, el cual exponía distintas botellas de agua a unas emociones con las que las etiquetaba. Cuál sería su sorpresa que al analizar el agua de estas botellas, comprobó que su disposición molecular había cambiado siendo las formaciones más simétricas y armoniosas las pertenecientes a los sentimientos nobles, mientras que las peores emociones daban un aspecto caótico y enfermizo al agua bajo el microscopio. De ahí se sacaba la enseñanza de cuanto podían afectarnos nuestras propias emociones a nosotros mismos, pues somos un 70% agua. Ahora imaginad con la cerveza que es entre un 85% y un 95% agua. Está claro que el espíritu de King Diamond habita en estos pequeños recipientes de maldad.

Perfecta para tomar un 7 de Julio. Has de ser el quinto de los Jinetes Negros, el Fantasma de la Familia. Pronuncia El Juramento y da los primeros tientos de este ambarino brebaje maldecido por la sempiterna oscuridad, abismo infinito donde confluyen todas las almas desgarradas por la corrupción y el mal. Agarra fuerte tu vaso y vigila tu espalda, pues los Arboles Tienen Ojos. Miras al vaso y está vacío en una suerte de Poltergeist. Pides otra y otra más. Has perdido la cuenta de las que has bebido, pues la oscura compañía te incita, te tienta y nunca has sido una persona de una voluntad férrea. Los vapores alcohólicos confunden tu mente. Miras al fondo de la barra y ves que en la pared, entre dos viejas y sucias lámparas de gas, se encuentra El Retrato de Abigail mostrando una retorcida carcajada, mientras sus ojos siguen cada uno de tus movimientos. Tu consciencia cae por unas Escaleras Resbaladizas hasta La Cripta donde yacen tus propios demonios. Tal vez no sea buena idea combatirlos con cerveza pero te llevas otro vaso a la boca. El resultado será la Paz Mental o La Morgue.

Maridaje: King Diamond – The 7th Day of July 1777




© Diario de un Metalhead 2014.

+ Cervezas aquí