sábado, 27 de septiembre de 2014

La cerveza del mes: STÖRTEBEKER SCHWARZBIER


By Leonidas Trismegisto.

Después de haber pasado el verano por algunos países del norte y el centro de Europa os traigo una cerveza directa de Alemania cuyo nombre esconde una truculenta leyenda de uno de los piratas más queridos de Hamburgo, y en particular del barrio de St. Pauli. Os hablo del pirata del Elba, Klaus Störtebeker, apellido artístico que viene a significar, “de un trago”, ya que era capaz de beber de un trago hasta cuatro litros de cerveza. También hay que decir de él que era un hombre muy grande y muy salvaje. Luchó en la guerra entre Suecia y Dinamarca contra los daneses, abasteciendo de víveres a Estocolmo. Era algo así como un Robin Hood, ya que robaba a los ricos y se lo daba a los pobres. Además bajo su mandato todos los botines saqueados eran repartidos por igual entre su tripulación. Aunque era un pirata de agua dulce no desmerece nada en absoluto al lado de cualquier otro famoso pirata de los siete mares.

Finalmente la suerte de Störtebeker cambió y fue apresado con todos sus hombres. Comparecieron ante el alcalde de Hamburgo y fueron sentenciados a morir decapitados. Y es en este punto donde surgió la leyenda. Cuando los piratas iban ya camino del cadalso, el capitán le ofreció al alcalde un trato, un reto feroz e impactante. Que dejase en libertad a uno de sus hombres por cada paso que consiguiera dar una vez decapitado. El alcalde accedió y Klaus hizo que el verdugo le decapitara de pie y después empezó a andar. Sus piratas estaban en fila a su lado, y vieron asombrados como aquel cuerpo sin cabeza iba dando paso tras paso. Según la leyenda, el cuerpo de aquel gigantón dio once pasos antes de que el alcalde, rabioso, le pusiera la zancadilla y cayera al suelo. Como no podía ser de otra manera en una buena historia de piratas, el alcalde traicionó su palabra y mandó ajusticiar a los 73 piratas restantes. La historia tiene un siguiente capítulo divertido. El senado de Hamburgo preguntó al verdugo si no estaba cansado después de un trabajo tan intenso, pero éste respondió que en absoluto y que podría ejecutar a continuación, con facilidad, a todos los miembros del Senado de la ciudad. Como los políticos siempre han tenido poco humor consigo mismos, sentenciaron inmediatamente a muerte a verdugo y lo ejecutó el miembro más joven del Senado.



Bien, hasta aquí una pequeña reseña de la historia de este famoso pirata alemán. Ahora hablemos de la cerveza…

Estamos ante una cerveza oscura con un porcentaje de alcohol del 5%. Recordemos que en países como Alemania se bebe mucha cerveza, por lo cual suelen tener porcentajes alcohólicos bastante moderados. La espuma es beige, gruesa y de retención media. Aromas a malta tostada y madera. Sabor a café, con notas de caramelo y un alcohol muy sutil y suave.

Es una cerveza agradable de beber aunque muy carbonatada. Mejor beberla despacio so pena de lanzar toda la furia de Neptuno por la boca.

Entra con tu tripulación en la taberna y grita ¿Ajoi? como saludo. Pide una Störtebeker bien fría. Largas jornadas de navegación, el mal tiempo y los grumetes vomitando en la sentina te hacen sentir agradecido de pisar tierra firme.

Amárrate a la barra con un lazo de calabrote porque la marejada va a comenzar.
Tal vez quieras emular al gran Störtebeker y puede que salgas victorioso de tal hazaña, aunque también puede que salgas del bar como un pollo descabezado dejándolo todo perdido a tu paso.
Reta a caminar por la tabla a todo aquel que esté bebiendo una Cruzcampo. Que todos los demonios se lleven ese calostro imbebible y vomitivo. Grita iarrrr en cada punto de la conversación para expresar tu acuerdo.

Ahora que ya sabéis ser un pirata, dirige la proa de tu nave hacia el puerto más cercano para repostar cerveza, tabaco y mujeres.

El maridaje, como no podía ser de otra forma, es obligado que sea Running Wild y su tema Tortuga Bay. Un lugar sin ley donde los vicios y el libertinaje así como la violencia campaban a sus anchas. Tal vez por eso los dioses decidieron hundir esa roca de lenocinio y blasfemia. Una pena.

http://www.stoertebeker.com/

Maridaje: Running Wild - Tortuga Bay.


© Diario de un Metalhead  2014.

+ Cervezas del Mes by Leonidas Trismegisto aquí.