sábado, 30 de agosto de 2014

TRUE METAL STYLE. Fuenlabrada 10.05.2014. VIII POUNDING METAL FEST. Crónica y fotos.



By Diego Rodríguez Liébanas.
Fotos cortesía de Antonio Sicre. Muchas gracias hermano.

El Pounding Metal Fest es una de las citas obligadas del año para un servidor por el cartel, el sonido y el ambiente. Quinta vez seguida que asisto a este festival que está más que consagrado, ya que este año llega a su octava edición consecutiva. Sobre las tablas de la Sala El Grito de Fuenlabrada, que es donde se realiza todos los años el primer o el segundo fin de semana de mayo desde su tercera edición, hemos podido disfrutar de alguna de las bandas jóvenes más prometedoras como In Solitude, Steel Horse, Portrait, Asgard, Wild o Alltheniko y algunas leyendas como Hirax, Exciter, Blitzkrieg, Manilla Road o Vicious Rumours. Está organizado por la gente de Pounding Metal Union que, para quien no la conozca, es una asociación de metaleros que con paciencia y la cuota que aportan sus socios ha ido creciendo y organizando, además de este festival, del orden de media docena de eventos anuales en los que se dan el gustazo de traer a algunas bandas míticas y otras no tan conocidas que de otra manera sería casi imposible disfrutar de ellas en nuestro país. Con un sol de justicia cayendo fuera de la sala y muchas ganas de metal nos plantamos allí temprano con la intención de no perdernos una sola banda y a sabiendas de que el horario se iba a cumplir con absoluto rigor.


Night Demon

NIGHT DEMON
Con sólo un EP homónimo publicado en 2012 los californianos NIGHT DEMON son los encargados de abrir  la sesión. Para tener tan poco bagaje discográfico es sorprendente la cantidad de fechas que tienen en España como parte de su tour europeo: nueve en total. Cumplieron con creces su papel de abrir el festival e ir caldeando el ambiente. Su rollo es un Heavy Metal Clásico deudor de la NWOBHM que descargaron con potencia y poniendo toda la carne en el asador desde el primer minuto. Capitaneados por su cantante y bajista Jarvis Leatherby (seudónimo tras el que se esconde Jeff Hershey de la banda soul JEFF HERSHEY & THE HEARTBEATS) fueron captando la atención de los allí presentes que se dedicaban mayormente al parloteo y a los saludos. Los primeros cuellos se empezaron a mover y los primeros puños fueron lanzados al aire. Muy buen comienzo de festival que incluso hizo mover el cuello a los miembros de RAVEN que ya andaban por allí haciéndose fotos con el personal.

BREATHLESS
El segundo turno era para los thrashers mallorquines BREATHLESS que no gozaron del mejor sonido quedando su actuación un poco deslucida en comparación con el resto de bandas. Se trata de una banda que ya lleva unos añitos en esto ya que se forma en 1999 en Palma de Mallorca y que cuenta con un LP publicado en 2011 como es “Thrashumancy” y un directo, “Live in Almeria” de 2012. No se les puede echar en cara ausencia de ganas o actitud ya que las derrocharon con lo que consiguieron sacar adelante el show a pesar de que el sonido no les acompañó en esta ocasión.

Breathless

WIDOW
Tercer grupo y tercer “Power Trio” de la noche. Ya hace unos años que conozco a esta banda de North Carolina gracias a sus dos más que notables últimos discos publicados “Night Life” de 2007 y “Life´s Blood” de 2011. Nada más comenzar su actuación nos dimos cuenta de que se había producido un salto de calidad notable con respecto al sonido de la descarga anterior. Han compartido tablas con bandas como Queensryche, Destruction o Grim Reaper y eso se nota. Cristof Bennett a la guitarra capitanea el barco teniendo como lugarteniente a John Wooten al bajo. Ambos, que comparten labores vocales, fundaron la banda allá por el año 2000 siendo el batería Jason el último en sumarse al trío este mismo año 2014. Su propuesta, Heavy Metal clásico con algunos ramalazos Power, gustó muchísimo a los asistentes. La banda sonó muy bien dando rienda suelta a esa receta que mezcla de melodía y solos muy gustosos con partes más crudas y potentes.

Widow

CRISIX
Están en ese momento en el que casi todo el mundo habla de ellos. Y no es para menos teniendo en cuenta que sus actuaciones en vivo se cuentan por victorias y que sus dos álbumes publicados son de una calidad incontestable. Y salen desde el primer momento a arrasar sin concesiones y a thrashearnos el cuello. Así fue, de principio a fin. Una de las cosas que más me gusta cuando tengo la oportunidad de presenciar una gran banda en sus primeros años es la electricidad que se mueve a la velocidad del rayo encima del escenario. Es todo un espectáculo mirar a cada uno de los integrantes de la banda dar el 100%. Albert Requena y Marc Busqué a las guitarras, no paran de azotar solos y riffs, riffs y solos, en unos temas con continuos cambios de ritmo a cada cual más bestia.

El concierto de hoy tenía la peculiaridad de contar con la ausencia a las cuatro cuerdas de Dani Ramis que está escayolado debido a un reciente accidente en moto. Su puesto lo ocupó un amigo de la banda como es LG Valeta miembro de sus camaradas ‘77, que cumplió perfectamente con su cometido. A la batería, un máquina llamado Javier Carrión. Comandando el espectáculo Julián Baz que no para y que nos aturde con alaridos constantes marca de la casa. No sólo es un gran cantante sino que es un gran frontman ya que sabe encauzar muy bien sus intervenciones y cae bien.

Crisix

A toda mecha van desatando temas basándose sobre todo en su primer disco “The Menace” pero también dando cabida a temas de su segundo retoño “Rise… Then Rest” del 2013. Como anécdota simpática decir que llamaron a Dani, su convaleciente bajista, por el móvil al que pudimos saludar y mandar ánimos toda la concurrencia allí reunida. Un concierto avasallador en el que la peña dio rienda suelta a todo tipo de pogos, moshpits y demás travesuras. Efervescencia, actitud, energía encima de las tablas y también entre los asistentes que si bien no puede llevársela Matrícula de Honor, debido a que el sonido pudo haber sido mejor, sí que se merece un Sobresaliente con toda justicia.


THE RODS
El contrapunto perfecto después de la apisonadora Crisix vino de la mano de los neoyorquinos The Rods. A pesar de ser una banda que ha quedado prácticamente relegada al olvido, a principios de los ochenta tuvieron su momento y publicaron una serie de discos cojonudos que merecen muchísimo la pena. La banda además está formada por dos personajes míticos. El primero es el guitarrista David Feinstein, primo del mismísimo Ronnie James Dio, que tocó durante años con él en aquella grandísima banda que fue ELF que se deshizo cuando Dio se juntó con Blackmore para formar RAINBOW. El segundo es Carl Canedy quien fue nada más y nada menos que primer batería de MANOWAR aunque no llegó a grabar ningún disco pero si participó en la primera Demo de la banda que incluía dos versiones primigenias de “Battle Hymn” y “Shell Shock”. Además fue productor durante los ochenta de grandes discos como “Spreading The Disease” de Anthrax, “Violence & Force” de Exciter, “Feel The Fire” de Overkill o “Beyond The Gates” de Possessed. Pero vamos ya con lo que aconteció sobre las tablas.

The Rods

De la misma manera que me maravilla la locura que desatan las bandas jóvenes cuando están en el escenario no menos gustosa es la experiencia de disfrutar de una banda veterana poniendo sobre la mesa todo su buen hacer y experiencia. La actuación de la banda fue exquisita. ¡EXQUISITA! Clase y elegancia a raudales. Ni un solo error. Todo sonando perfecto. Se nota que prepararon este bolo con cariño ya que no es una banda que se siga prodigando mucho en directo. Y ellos disfrutaron tanto o más que nosotros. Quizá al principio un poco más tensos y preocupados de que todo estuviera y sonara en su sitio pero luego, poco a poco, aquello se convirtió en un auténtico disfrute para nuestros oídos.

A las dos personalidades antes citadas hay que sumar a Gary Bordonaro a las cuatro cuerdas y miembro original de la banda que puso su granito de arena para que aquello resultase tan especial. Heavy Metal Clásico pero con un sabor a 70s y a R´n´R que invitaba inmediatamente al baile en las más movidas y al deleite sonoro en las más tranquilas. Destacaron “Devil´s Child”, “I Just Wanna Rock” y “Hurricane”. Me gustaría destacar la labor a la batería de Carl Canedy que, sin grandes malabarismos y sin dar un baquetazo de más, fue todo un espectáculo poder ver desde tan cerca a un batería tan excelso que además se lo estaba pasando pipa. Su entrada al recinto del festival con su mujer coincidió con nosotros y no parecía ser una persona que tuviera que ver en algo con el rock and roll. Parecía un abogado o yo que sé… pero ¡ay amiguín!, cuando se sentó a los parches no había nadie en la estancia más heavy que él y es que fue… ¡el primer batera de MANOWAR! Concierto inolvidable. Para mí el mejor de la noche.

Raven

RAVEN
Para finalizar tenemos a los hermanos Gallagher y su banda RAVEN que ocupa un lugar importante en la historia de la NWOBHM aunque ahora residen en Nueva York. Tengo que reconocer que a estas alturas mi nivel de borrachera era ya considerable y que recuerdo sobre todo que el resto de asistentes iba más o menos parecido por lo que el nivel de desmadre estaba bastante conseguido como siempre a esas alturas en este gran festival. La asistencia rondó, como en otras ediciones, las 350 personas, y ese es un buen número de borrachos para entamar una fiesta. Y los RAVEN son una banda sonora perfecta para la juerga. No es ningún secreto que a RAVEN le gusta una propuesta sónica mucho más sucia que el “sonido gourmet” que les precedió con THE RODS. Les gusta hacer el gamberro encima del escenario. De hecho no utilizan micrófonos al uso sino esos micros que se ajustan en la cabeza y que te dan libertad de movimientos para todas las travesuras que se les ocurra. Recuerdo que sonaron “Take Control”, “Rock Until You Drop” y “On and On” además de alguna versión de los Sabbath, pero ya digo, aquí yo ya estaba más predispuesto a hacer el tonto y el cabra y sólo puedo confirmar que eran muchos los que me acompañaban haciéndolo. Fiestón.

Un año más de Pounding Metal Fest y siempre merece la pena.

© Diario de un Metalhead 2014.