lunes, 12 de mayo de 2014

CLOCKWORK: Reborn (2014 - Izkar)


 By Larry Runner.

Intenso. Si hay un adjetivo para describir Reborn, el primer disco de larga duración de CLOCKWORK es ese. Se ha hecho esperar, como suele suceder con las cosas buenas, la espera se ha hecho eterna. Buena parte de este largo lapso de tiempo ha tenido lugar por los cambios sufridos por la formación. Miras la foto del line-up actual y no los conoce ni la madre que los parió. Poco queda ya de aquel quinteto que giró en su día para darse a conocer al lado de HAVOK por toda España y que fue protagonista de nuestro primero y hasta ahora único DIARIO DE UN METALHEAD FEST.

metal directo, sin lugar a la relajación.
Mucha cera, mucha caña, intensidad,
mala uva, puñetazos musicales

Reborn no es más de lo mismo. Es distinto a aquel mágico EP que fue Dawn A New Breed. Es más groove, menos thrash, muy Dimebag, esa es la referencia. Y dicho sonido pervive en todo el álbum, con importantes aceleraciones en los temas y con un Rown Houland de voz completamente atormentada. Mucha potencia, solos acelerados y mucha, mucha cera. Si me pongo a pensar en algún disco hecho aquí tan cañero como éste, sólo se me ocurre el Hellbringer de EXODIA. Todos los demás están por debajo, me refiero hablando de thrash y groove.


La mala leche inunda el álbum, aunque la guitarra solista lleva la melodía a los temas para hacerlos más amenos y que no sea simplemente cera sin control. La batería suena violenta y pocos momentos hay para el respiro en el álbum. Colossus, la primera de las canciones tras la intro Will to Power es una patada en la boca, pero antes de que te puedas levantar llega Make My Day y te deja noqueado. Y así se van sucediendo los cortes sin dejarte margen para el respiro, una auténtica "paliza" de riffs contundentes. La instrumental Übermensch, en alemán,  superhombre (Javi García vive en Hamburgo hace años) me recuerda más al sonido del EP, pero apenas dura poco más de un minuto y realmente es una excusa tomada como intro para la final Reborn


Lo dicho, metal directo, sin lugar a la relajación. Mucha cera, mucha caña, mucha intensidad, mala uva, puñetazos musicales. Si tengo que hablar de resaltar algún tema, probablemente me quedaría con Who Are You, Faces of Death y Colossus.

La portada es sencilla y obra del mago Marcos Cabrera. Me encanta la imagen que ofrece la banda acorde a la música. Buen libreto.

© Diario de un Metalhead 2014