sábado, 28 de agosto de 2010

IRON MAIDEN, Valencia 21.08.2010. Crónica y fotos


Día gozoso el vivido el pasado fin de semana en Valencia al lado de más de 22.000 personas. Teníamos pensado tomarnos unas pequeñas vacaciones por aquellas tierras, pero al final, lo que hicimos fue marcharnos el día antes, pensando en darnos una vuelta por Valencia y cenar con calma. Al final, desgraciadamente, no fue así. En la A-3 nos esperaban medio millón de domingueros madrileños que formaban una retención de más de 30 kilómetros. Nos hubiese valido más pagar el peaje de la AP-36, pero no lo hicimos, pues los paneles informativos nos avisaron de que la retención era de 3 kilómetros. Da gusto fiarse de la DGT. Si nos hubiesen informado como es debido, hubiésemos pagado gustosos el peaje, y habríamos llegado de sobra para disfrutar de la noche valenciana.

Con la puñetera retención, lo que hicimos al final fue llegar a Valencia a las tantísimas de la noche, habiendo cenado ya en la ruta. Así que una ducha y a la cama, estábamos hechos polvo, demasiadas horas de coche.

A la mañana siguiente, desayuno a lo grande, con su zumito de naranja rico rico en una terraza, su café y su croissant a la plancha,  mantequilla y mermelada. La cena había sido de bocata y el hambre apretaba, así que desayuno decente.

Luego un paseo, a fisgar el recinto, del que nuestro hotel distaba apenas un kilómetro. Eran las 12 de la mañana y ya había gente guardando cola, flipante, más teniendo en cuenta como apretaba el sol, sin pausa, sin dar ni un solo respiro, aunque hay que decir que de vez en cuando en esa zona de la ciudad, completamente remodelada para la America’s Cup, a veces tiraba una brisa que se agradecía.

Pobres de nosotros, norteños, con poco aguante al calor. Una cerveza en un local con aire acondicionado me devolvió la vida. Fue imprescindible darse una ducha antes de ir a comer. Quedamos con nuestros buenos amigos Sandra y Paco, comida ligera, un bar de birras, otra ducha, y al concierto.

Llegamos como dos horas antes de la apertura de puertas, la cola ya era muy larga. Allí nos plantamos y nos pusimos a sudar, hasta que llegaron Rober y Cris, con unas cervezas frías. Fue como ver a Dios.

Por fin se abrió la puerta, y la cola desapareció en un santiamén, sin cacheos, sin ningún tipo de control en la entrada. Nos situamos en las primeras filas, fue bastante fácil verlos de cerca. A la altura de la torre de sonido había unas vallas antiavalancha que se podían sortear por los laterales. Mucha gente no se debió enterar y se quedaron tras las vallas. Nosotros, por nuestra parte, aún estando muy cerca del escenario, no sentimos mucho agobio, lo vimos de cine, y llegar a la barra o a hacer aguas menores tampoco era muy complicado.

Lo que no me gustó en toda la tarde fue el sonido, demasiado bajo, tanto con los teloneros Edguy como con Iron Maiden. Podías mantener una conversación tranquilamente sin tener que esforzarte demasiado para hablar con el de al lado. No se de quién fue la culpa, pero no es normal que vayas a un concierto y te suene bajo, más cuando vienes de quince días antes haber estado en Wacken con un sonido de puta madre durante tres días. Spain is different.

El servicio de bar, más barato que en los conciertos del norte. La gente de allí se quejaba de los precios, pero a mí me parecía regalado, comparado con lo que se paga en el BBK, en la RockStar o en cualquiera de los lugares a los que acudimos habitualmente. La verdad, me parecieron precios razonables, y desde luego, muy lejos de lo que cobran en el sangrante Sant Jordi barcelonés, que eso sí que es una estafa.

Los primeros en salir fueron Edguy. Estuvieron geniales, pero el tiempo del que dispusieron fue extremadamente corto. Comenzaron con DEAD OR ROCK cuando aún el sol golpeaba nuestras cabezas, a veces ir de negro se hace duro. Continuaron con SPEEDHOVEN y luego un pequeño grandes éxitos en el que eché de menos VAIN GLORY OPERA, pero es que no había tiempo para más. Se agradece el intento de chapurreo, Mr. Sammet.

Set-list:
Dead or Rock 
Speedhoven 
Tears of a Mandrake 
Lavatory love Machine 
Superheroes 
King of Fools

La espera por las estrellas del día, por la banda que nos había llevado hasta Valencia, se hizo larga. El cambio de backline llevó tres cuartos de hora, pero entonces comenzaban a sonar los acordes del DOCTOR DOCTOR.

La emoción se apoderaba de mí. Los iba a tener muy cerca, había ido predispuesto a pasarlo bien y así iba a ser. El telón desaparecía, aparecía la espetacular puesta en escena espacial y un Bruce Dickinson pletórico salía corriendo y dando su salto. Esta vez no resbaló como en Finlandia, todo había comenzado bien bajo los acordes de THE WICKERMAN. Luego THE GHOST OF THE NAVIGATOR, misma puesta en marcha que en el tour del Brave New World.
Dave Murray y Adrian Smith estaban en nuestra parte, las payasadas de Gers nos quedaban lejos, teníamos el sitio perfecto. WRATHCHILD era la siguiente, y detrás la nueva, EL DORADO. Fue el único tema nuevo de la noche, como ha sido habitual en todo este tour festivalero de 2010. Una pena, pero así ha sido. Pronto saldrán fechas de un nuevo tour que si será presentación del disco, con varios temas de THE FINAL FRONTIER. La verdad es que, probablemente EL DORADO sea el peor tema del disco, me dejó bastante frío.

Tras la avalancha inicial, con cuatro temas de los de sudar, se dieron el descanso con DANCE OF DEATH y THE REINCARNATION OF BENJAMIN BREEG. Por fin Harris se acercaba a nuestra zona y se asomaba a la parte delantera del escenario para deleite de los miles que disparaban fotos sin parar y que, por cierto, nos tocaban los huevos a los que queríamos ver el concierto y no una puta cámara digital durante toda la noche. Derroche de carisma.

Y es que no entiendo que haya peña que se pase todo el puto concierto sacando fotos, al final no ven ni una puñetera canción, están pendientes de la cámara y no se enteran de nada ni disfrutan de nada. Otra cosa es lo de las banderitas. Me cago en el mundial, y en su puta madre. Aquí venimos a ver a Iron Maiden, no a Puyol o a Iniesta, ¿que cojones pinta aquí la puta bandera? ¿Es que estás fuera de tu país que tanto la enseñas imbécil? Pues nada, si no es por Mary al tonto que se me puso delante con la puta bandera le meto. Mary fue más diplomática, le dio un toque al idiota y se la guardó.

Luego THESE COLOURS DON’T RUN, una de mis favoritas de uno de mis discos preferidos de la banda, el anterior AMOLAD, que decimos los maidenmaníacos. Entonces vino el momento más emocionante de la noche, BLOOD BROTHERS, un tema con el que no puedo evitar emocionarme, el recuerdo a Roonnie James Dio tampoco me ayudó mucho. No puedo escuchar esta canción sin que las lágrimas cubran mis ojos. Canté el estribillo como si la vida me fuera en ello.

Y así, entre carrera y carrera de Bruce, algún que otro discursillo y demás, se acabaron los temas del último siglo, esos que no gustan a los que no son fans de verdad de la banda y llegó FEAR OF THE DARK, para regocijo de los que solo quieren “hits”.

Eddie fue luego el protagonista, con los acordes del himno IRON MAIDEN salió a escena. El nuevo  lleva una cámara en sus ojos y en las pantallas se puede ver lo que el cabezón ve desde esa altura de 3 metros. Así pudimos vivir casi en primera persona su duelo con Janick Gers y Dave Murray, aunque a Murray le va bastante menos la movida que al ex-Ian Gillan Band.

Un pequeño momento de relax y atacan con el bis. THE NUMBER OF THE BEAST, HALLOWED BE THY NAME y para acabar RUNNING FREE, ese tema que Bruce nunca podrá cantar como Paul Dianno, y al que parodió con arrogancia un poco haciendo una vez lo de “io, io, io, io”, para luego cambiar a sus habituales gritos. Déjalo Bruce, RUNNING FREE nunca será tuya como nunca lo fue por ejemplo KILLERS, te pongas como te pongas. Otra cosa es que la mayoría de los fans te quieran más a tí, pero eso es porque conocieron a Maiden tarde, con The Number of The Beast, Somewhere in Time o The Seventh Son of a Seventh Son.

En definitiva, noche perfecta, show perfecto, set-list casi perfecto, apoteósico. Musicalmente geniales, visualmente los más grandes. Sin falta de tocar lo de siempre, con hasta diez temas que no sonaron en el anterior tour. Un 10, la banda más grande del mundo. Ardo en deseos de volver a verlos en vivo con los temas de THE FINAL FRONTIER, la espera se hará eterna.

Set-list:
The Wickerman 
Ghost of the Navigator 
Wrathchild
El Dorado 
Dance of Death 
The Reincarnation of Benjamin Breeg 
These Colours Don't Run 
Blood Brothers 
Wildest Dreams 
No More Lies 
Brave New World 
Fear of the Dark 
Iron Maiden
----
The Number of The Beast
Hallowed Be Thy Name
Running Free.

© Larry 2010

pd. saludos a los compañeros del día, Sandra, Cris, Roberto y Paco. Se os quiere, nos vemos en Beni!

viernes, 20 de agosto de 2010

MOB RULES+MADMAX+INZAINE: Wacken Aftershow Party. Hamburg 08.08.2010



Texto: Larry Runner

Aprovechando nuestro viaje al festival de Wacken Open Air, nos tomamos un par de días más de vacaciones para hacer una corta visita de placer a la cercana ciudad de HAMBURGO. Allí se encuentra uno de los templos más importantes del heavy metal de Alemania y casi diría que de Europa, el mítico BALLROOM HAMBURG. La visita al Ballroom es obligada para cualquier metalhead que se pase por la ciudad.

Este año si cabe, la visita era aún más obligada. A principios de año el Ballroom Hamburg se trasladaba de su ubicación de siempre en el distrito de Fischmarkt, a orillas del Elba, a la calle del vicio, Reeperbahn en el famosísimo barrio de St. Pauli. Teníamos la curiosidad de ver el nuevo club.

Si bien el local antiguo a la orilla del río tenía su encanto, las posibilidades que ofrecía para cualquier evento que no fuera unicamente hacer de bar, eran bastante limitadas. En el Ballroom Hamburg de Fischmarkt (antiguo Headbangers Ballroom), medio centenar de personas eran multitud, y si se celebraba un concierto, la visibilidad del escenario, si no te encontrabas en la primera fila, era prácticamente nula.


El nuevo Ballroom Hamburg tiene una capacidad mucho mayor. Calculo que puede acoger hasta casi medio millar de espectadores para un concierto. Ante este tipo de eventos, las mesas y las sillas de la sala, desaparecen, dejando un enorme salón, con un escenario limitado, pero respetable, un lugar ideal para conciertos de capacidad media.
Al mando de la nave está el encantador Otti que nos recibió amablemente y nos acreditó para la fiesta que allí se celebró al día siguiente de terminar el festival de Wacken, bajo el nombre de W.O.A. AFTERSHOW PARTY.

El cartel para la fiesta presentaba como estrellas a los hamburgueses STORMWARRIOR, a MAD MAX como estrella invitada, MOB RULES y a los también locales INZAINE. Un atractivo evento en una ciudad plagada de metalheads en esos dias y con muchos de ellos extranjeros, como nosotros, que en los siguientes días cogeríamos aviones rumbo a nuestros países de origen. 

Al llegar nos encontramos en la puerta una nota de disculpa por parte de STORMWARRIOR, que fueron baja de última hora por enfermedad de uno de sus componentes. Si bien en un principio la noticia nos disgustó un poco, luego, con el paso de las horas, fuimos notando el cansancio acumulado de los días anteriores en Wacken, y casi agradecimos que solo tocaran tres de las bandas en vez de las cuatro anunciadas en el cartel.


Abrieron la fiesta INZAINE, una formación que a pesar de ser originaria de Hamburgo, nos recordó en todo momento a las bandas de los noventa de la americana Seattle. Si te gusta esa onda grunge te encantarán, si como a nosotros no te apasiona enseguida te cansarás de ellos, que es lo que nos pasó a nosotros. Son unos muy buenos músicos y su vocalista Sammy Barry es una auténtica bestia, tanto de voz como físicamente. A partir de la segunda canción su sonido fue magnífico, pero tras el cuarto tema, y viendo que todas las canciones sonaban exactamente igual, nos empezaron a saturar. Su hora de actuación a mí se me hizo eterna, y es que el movimiento surgido en la ciudad de los desaparecidos Supersonics nunca ha sido lo mío. Tocaron casi íntegro su disco de debut ASYLUM ENDS HERE.


MOB RULES empezaron de forma espectacular con la brillante TRIAL BY FIRE, que inició el genial Sven Luedke con su guitarra, acompañados de las palmas de la audiencia, para esa hora ya más numerosa que con INZAINE. Pero el comienzo fue como un espejismo, pronto vimos que el vocalista Klaus Dirks no tenía su día, quizás fueran problemas técnicos con los monitores, pero el caso es que en gran parte del concierto la voz sonó desafinada, y a pesar de que el resto de la banda hizo un concierto realmente impresionante, la actuación de Klaus desdibujó el show. Esperemos volver a verles en el futuro con un Klaus Dirks en mejor estado. Una pena. La noche no iba bien, dos bandas que no nos habían gustado y una que se caía del cartel, pero aún quedaban MAD MAX.


Ante la ausencia de STORMWARRIOR, MAD MAX se hicieron con la cabeza del cartel. En cinco minutos entendimos porqué, si nunca has visto a esta banda en vivo, cuando se acerquen a tu ciudad no te los pierdas, en directo son impresionantes. Su sonido actual es muy AOR, americano a tope, no en vano presentaban su nuevo album, WELCOME AMERICA, el título lo dice todo acerca del momento actual del grupo. Pero a lo largo de su más de una hora de actuación tocaron también sus temas más famosos de su época más metalera como NEVER SAY NEVER, del mítico STORMCHILD..


Derrocharon profesionalidad, y un saber estar sobre el escenario realmente asombroso. Nos alucinaron con sus coros, que en ocasiones nos recordaban a los de Stryper, y que en todo momento dotaron a las canciones de una enorme brillantez. Quizás por eso ahora se les haya puesto la etiqueta de Christian Metal. Realmente nos llamó mucho la atención el tema de los coros, pues desgraciadamente, no son ya muchas las bandas que cuiden algo tan necesario a veces, a MOB RULES no les hubiese venido mal.


Dirigidos por un fantástico Michael Voss, la banda originaria de Münster dio un recital magnífico. Al final la versión de THE SWEET del FOX ON THE RUN que tanto nos gusta y que en su día popularizara en España el programa de radio de la EMISION PIRATA, pues fue su sintonía durante mucho tiempo.

En definitiva, una buena noche, una gran manera de cerrar el fin de semana más especial de 2010.



Aprovechamos para ampliar nuestra memorabilia.




© Larry Runner 2010


domingo, 15 de agosto de 2010

Crónica Noche Rock en Turón 13.08.2010




BLAST OPEN + SAMBRE + MISIVA
Noche Rock, fiestas de S. Roque y la Magdalena.
Villabazal, Turón, Asturies.
Viernes 13 de Agosto de 2010. Entrada: Gratis.

Noche agradable la vivida ayer en el Barrio de Villabazal, en Turón. Por fín, en unas fiestas del pueblo, pudimos gozar de una jornada para la gente más joven, ya era hora de que alguien viese que no solo de pasodobles vive el hombre.

La Comisión de Festejos nos regaló una jornada con música para casi todos los gustos. Teniendo en cuenta que los presupuestos en estos casos son más bien limitados, el detalle fue de agradecer, y seguro que a estas horas algún vecino aún está protestando “por el ruidu de los rockeros”, como si tener que aguantar una orquesta pachanguera hasta las cuatro de la mañana (que será lo que pase hoy) no molestase a nadie.

Abrieron la noche Spicy Mustard & the Pickles, pero cuando yo llegué ya estaban recogiendo, así que no puedo opinar absolutamente nada de ellos. Lo siento, la cena se alargó un poco más de la cuenta.

Les siguieron MISIVA, de Grao. Estuvieron entretenidos, aunque para mi gusto sonaron bastante bajos de volumen. Un poco más de cera les hubiera venido bien. Hacen punk-rock a lo Bad Religion, cosa que no me desagrada (tengo un par de discos de los BR), pero tengo que reconocer que a partir de los veinte minutos ya estaba un poco cansado de la movida. No es mi estilo favorito ni mucho menos y enseguida me cansaron, aunque no lo hacen mal los chavales. Una pena que sus colegas no se acercaran un poco más al escenario para animarlos. Bien.

Tras la descarga punk-rockera, llegaba la hora de SAMBRE. Son una de esas bandas herederas del legado de Dixebra. De esos grupos con los que te lo pasas bien aunque no conozcas los temas. Ideales para estos saraos, hacen que te muevas acorde a tu estado etílico. Su canción de PIRATA NEL PILESASTURCON del glorioso Apuntate a la llista de Dixebra. me encanta, sobre todo cuando dice eso de “pirata del Navia, pirata del Turón”. Eso sí, a mí dame el Nora y no el Piles. Entre sus canciones colaron el
Estuvieron muy bien, sonaron ya algo mejor que Misiva y contaron con movimiento en la parte de alante. Su público estuvo apoyando.

Y por fín nos dieron las tres de la mañana y con ello la salida al escenario de la banda a la que realmente habíamos ido a ver, BLAST OPEN.

Si Fernando, vocalista de la banda, fuese tan radical como Dave Rotten de Avulsed, habría salido al escenario y abría gritado aquello de “se acabaron las mariconadas, empieza el heavy metal”.

En ese momento es cuando me di cuenta de que ya estaba un poco hasta los huevos de gaitas, punk-rock y milongas. Allí teníamos a los colegas que nos iban a dar media hora de cera. En las primeras filas nos congregamos los incondicionales y disfrutamos de su set-list, clavado al que interpretaron en Pola de Lena en Mayo.

Abrieron con LOST, como en aquel concierto de La Palmera, y la cosa no se calentó hasta que llegó la versión del ONLY de Anthrax, donde empezamos a mover las cabezas, levantar cuernos, y todo eso que solemos hacer los metalheads independientemente de que los que estén enfrente sean unos amigos del barrio o los mismísimos Children of Bodom.

Como digo el show fue clavado al del mes de mayo, solo que esta vez tuvieron más espacio, aunque, la verdad, son muy estáticos sobre el escenario. Deberían moverse algo más e interactuar con el público. No solo consiste en tocar bien, hay que dar algo más, si bien la audiencia, a decir verdad, no era tampoco para tirar cohetes.

Cerraron con la aclamada y esperada THE DAY OF THE DEATH. Nos lo pasamos bien.

En definitiva, noche entretenida y tranquila. Sin pago de entrada y con una cerveza de las que “enfila”, y no como la del Wacken. Esta mañana me di cuenta de ello nada más despertarme.

© Larry Runner 2010

Crónica Wacken 2010




WACKEN OPEN AIR 2010
Wacken, Holstein, Germany - Agosto 2010

Texto: Larry Runner
Fotos: Sergio Blanco

Por sexto año consecutivo volvimos a la ya llamada por todos MECA DEL METAL, el pequeño pueblo de Wacken, al norte de Hamburgo, cerca ya de la frontera con Dinamarca. La verde y acogedora localidad alemana de apenas 1.800 habitantes recibía a 75.000 fans del metal más otras 5.000 trabajadores responsables del evento.
Wacken Open Air nos daba la bienvenida este año con el cartel más ambicioso de su historia. Cuatro días completos de la mejor música, del mejor metal del planeta y con presencia de bandas y fans llegados desde los cinco continentes.

El festival es ya, de largo, el más internacional del mundo. Puede que otros festivales Europeos aglutinen a más gente. A mi cabeza vienen los enormes y atrayentes carteles del Rock Am Ring, del Sweden Rock o del Grasspop belga. Pero Wacken es especial ya para las gentes del heavy metal, su carisma no permite comparaciones. Año tras año, el sold-out está garantizado con 8 ó 9 meses de antelación, independientemente de los grupos que vayan a actuar.

Este año el cartel venía encabezado por cuatro enormes nombres: Iron Maiden, Mötley Crüe, Alice Cooper y Slayer. Además, Grave Digger anunciaba una actuación especial con invitados con motivo de su 30 Aniversario en un show exclusivo.


Miércoles 4 de Agosto.
UNA NOCHE PARA OLVIDAR.

Llegamos a Wacken a última hora de la tarde. La noche ya se había postrado sobre nuestras cabezas, y tras una jornada con casi 3000 kilómetros de vuelo en nuestro caso, dos aviones, y sin apenas comer, lo primero que hicimos fue ir a cenar. La primera currywurst saciaba nuestro apetito en compañía de la primera cerveza.

No hubo problemas con la acreditación de Sergio, tampoco con las entradas de nuestros amigos, pero a la hora de poner nuestras dos, vimos que algo no funcionaba. En la taquilla de al lado, a una chica alemana le pasaba lo mismo. Antes ya había visto caras de preocupación en dos chavales japoneses. Y entonces nos lo dijeron: “hay un problema con vuestras entradas, pasad dentro”. 

Allí nos vimos, con los dos japoneses y la altísima alemana. Una agradable chica de aspecto frágil y que respondía al nombre de Nicole nos dio la noticia fatal: “vuestras entradas son una muy buena falsificación”. Quedamos de piedra, no nos lo podíamos creer.

En nuestro caso, las entradas habían sido compradas por Ebay, lo cual siempre es un riesgo, pero fue nuestra única opción. Los tickets llevaban agotados desde el pasado mes de Enero, no teníamos elección.

El caso de los japoneses era aún más sangrante, sus entradas habían sido compradas a Viagogo, el mayor vendedor de entradas on-line de Alemania. Las nuestras eran en teoría de Eventim, otro de los gigantes en venta de entradas del país teutón.

Cubrimos un impreso y nos informaron de que estaban mirando a ver como solucionaban el tema, pues no éramos los únicos afectados. Había cientos venidos de todas partes del mundo. Poco después llegaron otros dos chavales italianos con el mismo problema. Su viaje por carretera desde Milán, su sueño de ir por primera vez a Wacken, se veía afectado por las malas artes de algún desalmado.

Tras cubrir un impreso con nuestros datos, denunciando el caso, Nicole nos metió en el camping del festival y desde allí pudimos pasar a la fiesta. Eso sí, sin pulsera en nuestra muñeca.

En el Wackinger, la nueva zona de ambiente medieval creada el pasado año, nos esperaban nuestros amigos Franziskaner en mano. Ya estábamos dentro, pero el bajón hizo que apenas diéramos un paseo por la zona y nos fuéramos al hotel. Nos perdimos la fiesta de bienvenida MAMBO KURT, y lo peor de todo, a SOUL STEALER, unos excelentes hard-rockeros lituanos a los que teníamos casi todos muchísimas ganas de ver. Nuestros amigos, en solidaridad, también se lo perdieron, esto fue lo que más me jodió.


Jueves 5 de Agosto.
UNA NOCHE PARA RECORDAR

Al no disponer aún de pulsera, Nicole, la chica de la taquilla que amablemente nos atendió la noche anterior, nos citó de nuevo a la entrada para intentar solucionar nuestro problema. De allí nos colaron hasta el puesto de información, donde guardamos cola con varios centenares de personas. Allí permanecimos pacientemente durante dos horas. Nadie nos informó, y es que nadie sabía como se iba a poder resolver aquello. Al fin y al cabo, el festival no era responsable de que las entradas fueran falsas, en cualquier otro sitio te habrían dicho en taquilla que los tickets no eran válidos y fin de la historia. Pero Wacken es distinto, y la organización estaba pensando como resolver el problema de casi mil personas llegadas de todas partes del mundo que se veían fuera de la gran fiesta del metal habiendo pagado unas entradas.

Tras esa larga espera, bajo un sol de justicia, y viendo que aquello no avanzaba, nosotros mismos pensamos en una solución. Buscar unos tickets válidos a alguien que revendiera o simplemente le sobraran. Un cruce de conversaciones entre nuestra amiga Silvia y unos chavales alemanes del camping fue el inicio del fin de nuestra desdicha. Fuimos con el chaval a la tienda y amablemente accedió a venir con nosotros hasta la taquilla, donde certificaron que los tickets eran válidos. Le dimos 200 euros al jóven por las dos entradas y con la pulsera azul ya en nuestra muñeca, accedimos al recinto entre los vítores, bromas y abrazos de nuestros fantásticos acompañantes. Comenzaba Wacken 2010.

Con toda esta odisea, nos dieron las tres. Así que fuimos a comernos nuestra segunda currywürst del festival y en cuanto abrieron las puertas accedimos al recinto de conciertos. Estábamos en Wacken, ¡en nuestro sexto Wacken!

Desde primera hora de la mañana y como en la jornada anterior, ya había actuaciones. Así que los más madrugadores ya habían tenido para entonces, algo más de doce horas de heavy metal de todos los estilos gracias al Metal Battle, el concurso de bandas gestionado por el festival y que cuenta ya con repercusión mundial. Casi treinta fueron los países participantes en esta edición de 2010.

En el Black Stage, uno de los dos escenarios principales, y con extrema puntualidad alemana, salían a escena a las cuatro de la tarde, y bajo un sol de justicia, como ya hicieran el año pasado, los locales SKYLINE acompañados de la diosa europea del heavy metal, DORO PESCH.



Abrieron su actuación con el himno oficial del festival, estrenado el año pasado con motivo del 20 Aniversario. El WACKEN HYMNE (WE ARE THE METALHEADS) retumbó en nuestras cabezas, despertó nuestras sonrisas y fue coreado puño en alto. Un brillante comienzo para algo más de media hora de actuación cargada de emociones. Sonaron luego el ALL WE ARE de WARLOCK y el BREAKING THE LAW de JUDAS PRIEST. No estaba mal para abrir fuego. Luego vinieron otros dos covers, SHOT DOWN IN FLAMES de AC/DC y el homenaje a DIO con HOLY DIVER. Para cerrar salió a escena UDO DIRKSCHENEIDER, que interpretó un nuevo himno creado para la edición de 2010 y el BALLS TO THE WALL de ACCEPT. Media hora intensa y emotiva.

Tras el final de la primera gran actuación del día, varias eran las opciones a escoger. Ir al concurso de camisetas mojadas en la carpa del BULLHEAD CITY, ir a WACKENGER VILLAGE a ver combates de caballeros medievales o ir a ver heavy metal del bueno al WET STAGE. Nos decidimos por esta última opción, por supuesto, habíamos ido a Alemania sobre todo a ver conciertos, y aún pletóricos de fuerzas no íbamos a perdonar ni uno. Así que nuestra segunda cita, serían los españoles VITA IMANA.

VITA IMANA eran la representación española para el METAL BATTLE de este año 2010. Ganadores del concurso nacional, se presentaban en el WET STAGE como uno de los favoritos al triunfo final. Estuvieron soberbios, pero el premio les fue arrebatado por el representante de Finlandia, Battle Beast. Banda mucho más tradicional pero con chica al frente.

Los españoles tuvieron veinticinco minutos memorables en los que destacaría el tema  PARANOIA así como el break que hicieron casi al final de su actuación, con todos los componentes tocando instrumentos de percusión en plan étnico a lo ANGRA-SEPULTURA-SOULFLY. Sorprendieron a todos y gustaron mucho. Pusieron en movimiento a la audiencia del W.E.T. STAGE, que dicho sea de paso, estaba compuesta en su mayoría por españoles. Al final de su show bien pensábamos que podían alzarse con la victoria y suceder a los ganadores del año pasado y también españoles CRYSYS. Luego ya vimos que su metal tribal con toques groove no fue del gusto de todo el jurado y quedaron subcampeones, algo que está muy bien, pero que no se ve justo si observamos y escuchamos a la banda ganadora.
Si aún no los conoces, ya estás tardando: http://www.myspace.com/vitaimanametal

De todas formas, ganar el concurso no asegura nada, salvo que tu nombre pueda aparecer en las líneas de algunas revistas. A día de hoy, los ganadores del año pasado, CRYSYS, siguen sin ver su disco editado y las promesas de un tour europeo se las llevó el viento. La organización de Metal Battle ha sido muy poco seria y muy injusta con los jóvenes españoles, no cumpliendo con gran parte de lo acordado en el momento de la victoria. Tras un año de espera, ni siquiera han recibido ni una disculpa convincente, eso a pesar de que en el Programa Oficial de Wacken 2010, les presentaban citando dicho tour y dicho album, con el título de THE MENACE incluído. Poca seriedad, parece mentira que Wacken Open Air haya permitido un bochorno similar. Probablemente algún responsable del Metal Battle no merezca estar al frente del concurso ante tamaña dejadez y estado de incompetencia. Si no lo digo exploto.

Tras la gran actuación de VITA IMANA nos dirigimos hacia la zona del TRUE METAL STAGE, donde ALICE COOPER actuaría a continuación.

ALICE COOPER salió a morder. Hizo un show impresionante. El escenario estaba completamente cubierto por un enorme telón de color rojo con la leyenda THEATER OF DEATH. Telón que desapareció con los primeros acordes de SCHOOL’S OUT y a partir de ahí ya no hubo descanso. Más de veinte canciones en hora y media, en la que los presentes disfrutamos de grandes temas que forman ya parte de nuestras vidas como NO MORE MR. NICE GUY, que en su día versionaran MEGADETH, I’M EIGHTEEN tema también versionado por mil y un bandas, POISON, BILLION DOLLAR BABIES, FEED MY FRANKENSTEIN, UNDER MY WHEELS, ONLY THE WOMEN BLEED... todo ello bajo la perfecta interpretación de su actual banda, donde destacaríamos el protagonismo de su guitarrista DAMON JOHNSON. Mientras transcurría el perfecto show musicalmente hablando, a ALICE COOPER entre otras lindezas se le ahorcaba, decapitaba, etc, todo ello en una obra de teatro representando una pelea continua con una enfermera sangrienta y demente, papel que interpreta a la perfección su hija CALICO COOPER. Para el bis quedaron mi favorita ELECTED (de la que en su día Bruce Dickinson hizo una enorme versión también) y de nuevo SCHOOL’S OUT, que abrió y cerró la actuación. Sobresaliente.

Tras VINCENT FOURNIER, venían la los angelinos MÖTLEY CRÜE. Había que ver la reacción de la gente. La música de Mötley Crüe no es la habitual de las bandas de Wacken. La audiencia está acostumbrada a estilos mucho más duros que el de los californianos. No sabemos aún porqué razón, a Sergio, al igual que pasó con Iron Maiden, no le dejaron hacer fotos durante la actuación de estos. Una estupidez que a día de hoy sigo sin entender.
Mis miradas se dirigen de continuo al entrañable Mick Mars, cada día más encogido por su dura enfermedad, pero al pie del cañón con esos riffs que son ya parte de nuestras vidas. El set-list el habitual en este fantástico tour del SAINTS OF LOS ANGELES, cargado de los hits y de los clichés que todos conocemos. Bien.

Llegaba la hora más señalada en el Personal Running Order de la inmensa mayoría de los asistentes al festival. IRON MAIDEN estaban a punto de saltar al TRUE METAL STAGE, y casi nadie se lo quería perder, aunque hay que decir, que la presencia de gente esta vez, no fue tan masiva como la de 2008. Calculo que habría unas 50.000 personas para ver a Maiden, cifra que estoy seguro que esta vez fue superada por otras bandas como IMMORTAL, GRAVE DIGGER y sobre todo SLAYER, y luego contaré porqué.

¿Que contar de IRON MAIDEN? Hicieron su habitual en este tour y todo fue según lo previsto, todo según el guión y con la escenografía de toda la gira. No hubo sorpresas, en cualquier revista de cualquier parte del mundo, en esta misma incluso, se ha hablado de alguno de sus conciertos. Pues bien, lo que hayas leído en esos artículos podría ser lo mismo que yo te contara. En este tour están tocando casi todo temas de su última época, del BRAVE NEW WORLD en adelante, y eso, a los amantes de los clásicos no les va. Quizás por ello acercarse al escenario no fuera tan agobiante como hace dos años. De todas formas, personalmente me alegro del nuevo listado de canciones. Si has visto a Maiden varias veces seguro que como yo estarás cansado de escuchar lo de siempre. Sí, no tocaron THE TROOPER, pero, por ejemplo, el momento BLOOD BROTHERS, con dedicatoria a Dio incluida es infinitamente más especial.

Crysys

Dicen que las desgracias nunca vienen solas, y la mala suerte de los ganadores del Metal Battle 2009 ya es algo realmente digno de estudio. Por si fuera poco el castigo a la joven banda de thrash metal española CRYSYS no editándoles el disco ni sacándolos de tour por el viejo continente, les colocaron en el billing a la misma hora que a las estrellas más grandes del cartel, IRON MAIDEN. Además, su nombre no aparecía en los carteles ni en ninguna parte, sino que figuraban como METAL BATTLE WINNER 2009. Peor imposible.

Aún así, los jóvenes catalanes liaron una buena en el W.E.T. STAGE mientras la inmensa mayoría de la audiencia disfrutaba del show de las tropas de Steve Harris. Si bien al principio la concurrencia no llegaba a 1000 personas, al final del show la cifra casi se doblaba. Una audiencia además entregada a los jóvenes españoles, que pusieron la carpa patas arriba en su media hora de show, como ya hicieran sus compatriotas VITA IMANA a media tarde.

Cinco fueron los temas interpretados por CRYSYS. Abrieron fuego con ULTRA THRASH continuando sin respiro con HOLY PUNISHMENT. Luego llegó un tema de su demo DEMONSTHRASHION, fue DEAD BY THE FISTFUL OF VIOLENCE. Cerraron con THE LAST MONKEY tema durante el cual el escenario se vio invadido por varios “monos” que atraparon a July Wars, el vocalista, que se convirtió en mono también durante la actuación. Triunfaron, fueron ovacionados, y no dejaron a nadie indiferente. De haber sido toreros, habrían salido a hombros por la puerta grande. Enormes una vez más, los fans de GOJIRA, banda que actuaba a continuación podrán dar fe de ello.

Sí, nos perdimos media hora de Maiden, pero mereció la pena. No hicimos lo mismo por GOJIRA, los había visto tres veces en 2009, así que me fuí corriendo a ver a Iron Maiden de nuevo y disfrutar de su última parte del concierto.

Llegamos al TRUE METAL STAGE y lo hicimos justo a tiempo para disfrutar de los clásicos, que como bien sabéis quedan para el final en este tour, con FEAR OF THE DARK, IRON MAIDEN (Eddie incluido), THE NUMBER OF THE BEAST y HALLOWED BE THY NAME. Cerrando con RUNNING FREE, tema que a día de hoy, sigo prefiriendo en la versión que hacía PAUL DIANNO.

La Noche Para Recordar se había terminado para nosotros.



Viernes 6 de Agosto.

El viernes es el día más duro del festival, las actuaciones comienzan a las 11 de la mañana, y si tienes la mala suerte de que te guste la primera de las bandas, probablemente te plantes ante el BLACK STAGE con apenas 5 horas de sueño en el mejor de los casos.

Así lo hicieron algunos, para ver a DEW-SCENTED, pero no fue nuestro caso. Llegamos una hora más tarde y lo primero que vimos fue a AMORPHIS, la para mí gran decepción del festival. Un show muy lineal, sin emoción alguna, sin ninguna complicidad con el público, aunque la hora no era para tirar cohetes. A pesar de que tenía muchísimas ganas de verlos llegaron a aburrirme, cosa que no me pasó seguidamente viendo a SUICIDAL ANGELS, que desperezaron a la audiencia con su Oscuro y contundente Thrash Metal  venido desde Grecia. Seis canciones en media hora que sirvieron para cargarnos las pilas. Terminaron con Apokathilosis y quedamos con ganas de más.

ASTRAL DOORS fueron una de las bandas que más me gustaron este año. Desde su arranque con CALL OF THE WILD de su último album REQUIEM OF TIME derrocharon energía con el fantástico Nils Patrick Johansson a la voz, de los mejores cantantes que he visto en mi vida. OF THE SON AND THE FATHER, EVIL IS FOREVER, conectaron plenamente con unos seguidores entregados, que celebraban cada cañonazo sónico cuernos arriba completamente entregados. Les quedaban dos minutos y empezaron COULDBREAKER, pero la organización les cortó el suministro, los horarios en Wacken se respetan a rajatabla. Se nos hizo cortísimo. Impresionantes. Un 10.

Terminó la actuación de los suecos y mientras otros corrían camino del TRUE METAL STAGE a ver a ILL NIÑO, banda que nunca han sido santo digno de mi devoción, otros nos dirigimos al PARTY STAGE (este año, la verdad, he pisado poco aquella zona), donde actuaban VOIVOD. Habían levantado gran espectación, pero al salir a escena y comprobar que Jason Newsted no estaba, la gente fue poco a poco abandonando el lugar en busca de mejores emociones. La realidad es que fue un  show frío y aburrido y el sonido tampoco fue el mejor.


Tras la comida, acompañada, como no, de buena cerveza alemana, una pequeña escapada al Metalmarket, donde la oferta de ropa y música es francamente atractiva. Si eres coleccionista y no llevas mucho dinero para gastar, te recomiendo que no vayas. Si tienes la suerte de poder permitirte el capricho, ponte un límite de presupuesto, porque allí te puedes arruinar. Allí encontrarás tiendas especializadas en black metal, tiendas con gran cantidad de artículos para coleccionistas (si lo eres de Kiss o Iron Maiden estás perdido), ropa, calzado, todos los parches que te puedas imaginar, las camisetas de los grupos que nunca encuentras en ningún lugar, etc.

Tras algunas compras de nuevo en el recinto de conciertos, THE BOSS HOSS hicieron una de las mejores actuaciones que he visto este año, con esa mezcla de country con punk y metal, que hace que acabes saltando y gritando aunque el polvo se te esté metiendo hasta por los ojos, porque este año no hubo “RAIN OR SHINE”, solo “shine” hasta última hora, un sol de justicia que nos estaba empezando a quemar. Fue increíble ver como los berlineses ponían Wacken patas arriba llevando a su estilo versiones de bandas tan lejanas entre sí como Ministry o Beastie Boys. Lástima no haberlos descubierto antes, aunque conociéndome, a estas alturas igual estaba ya correteando con mi caballo por un rancho, que es de lo que te dan ganas viendo a esta fenomenal banda.

Dejamos atrás el “cowpunk” y volvimos a algo más clásico, EVILE estaban a punto de salir a escena en el WET STAGE y no nos lo íbamos a perder bajo ningún concepto, aún a riesgo de fallecer por el calor que a esas horas de la tarde era realmente sofocante.

Con un calor de muerte, y un polvo que apenas nos dejaba respirar, EVILE dieron una clase de Thrash Metal y de saber estar sobre las tablas. Comenzaron con INFECTED NATION y antes de saludar ya habían atacado con THRASHER. La media hora se nos hizo excesivamente corta, y el espacio muy pequeño. A estas alturas, MATT DRAKE guitarrista y voz de la banda, ya parece un veterano al frente de su banda. Especial mención al buen hacer de OL DRAKE, uno de los mejores y más prometedores guitarristas de la nueva hornada thrasher que está invadiendo el mundo. Cerraron con la brutal ENTER THE GRAVE. Demasiado poco tiempo para tan gran banda. Desbordantes.

Llegados a este momento del día, varias eran las opciones a escoger. La primera era continuar en el WET STAGE, donde la atmósfera era irrespirable para ver a LIZZY BORDEN. La segunda volver a ver a los lineales KAMELOT una vez más en el TRUE METAL STAGE. La tercera, ver a los alemanes LETZE INSTANT en el WACKINGER.

A LIZZY BORDEN los habíamos disfrutado dos veces en los últimos tiempos. Hemos perdido la cuenta de las veces que hemos visto a KAMELOT en concierto, incluso en Wacken. Así que nos decidimos por la última opción, LETZE INSTANT, y acertamos de pleno.

Nos fuimos al Wackinger. Una nueva zona, creada el año pasado y ampliada en este Wacken 2010. Allí durante tres días actuaron bandas con estilos cercanos al folk metal y la respuesta estaba siendo muy buena por parte de la audiencia, especialmente de la local, de los metalheads alemanes.

Nos encontramos con al menos otras cuatro o cinco mil personas. El recinto se vio desbordado. Eso sí, en Wackinger encontramos algo que nos emocionó realmente, el auténtico espíritu de Wacken. Del Wacken de  los primeros años que acudimos al festival. En aquellos tiempos, si alguien se ponía delante de tí y se daba cuenta de que te impedía ver, enseguida se apartaba o se ponía detrás de para dejarte disfrutar del concierto. Si alguien tropezaba contigo, se disculpaba amablemente o te daba un abrazo. La gente en Wackinger como pasaba hace años en Wacken tiene eso que desgraciadamente es cada vez más escaso en todas partes, educación.

Ese sentimiento se está perdiendo en Wacken, maldita globalización. La gente está cada vez más salvaje, y sobre todo en los escenarios grandes, el comportamiento de algunos deja bastante que desear. Gente muchos de ellos novatos en el festival, que se ven desbordados con la emoción de disfrutar de su primer viaje a la Meca del Metal y se descontrolan. ¿Ves a alguien gritar sin control “Wacken”? Es un novato. Normalmente lo que llevan ya varias pulseras en su muñeca no hacen esas cosas. Ese ansiado antiguo sentimiento del “Wacken de siempre” pudimos observarlo en el Wackinger en el concierto de LETZE INSTANT.

Los teutones en un escenario realmente pequeño, de fiesta de pueblo, disfrutaron de un buen sonido pero bajo de volumen para la enorme audiencia convocada alrededor de su escenario. Surgieron en nuestras mentes sensaciones muy agradables, nos acordamos de amigos que ya no viajan con nosotros, y vinieron a nuestras mentes imágenes del pasado. LETZE INSTANT provocó todo eso en nuestros pensamientos, nos emocionaron. No fue un concierto de agitar la cabeza, sino de disfrutar, cantar, dar palmas y bailar. Un respiro de nostalgia. Hasta el “crowd surf” parecía hacerse a cámara lenta. Un privilegio haberles visto.


Tras la actuación de LETZE INSTANT, nos fuimos a cenar, para ver desde la lejanía a ARCH ENEMY mientras disfrutábamos de una buena hamburguesa y una cerveza. La verdad, no prestamos en esta ocasión demasiada atención a la banda encabezada por la guapa ANGELA GOSSOW. Los vimos en gira mucho mejor y de cerca, y en Wacken tampoco nos iban a ofrecer nada nuevo.

A los que nos nos íbamos a perder bajo ningún concepto era a GRAVE DIGGER. El concierto de Wacken de este año iba a ser realmente especial, irrepetible, y había que verlos sí o sí.

GRAVE DIGGER hicieron un concierto único, celebrando con ello su 30 aniversario. Para la ocasión intepretaron su album más exitoso, TUNES OF WAR de forma completa y continuada. Todos ellos ataviados con un kilt y con pinturas de guerra en la cara al estilo Braveheart, saltaron al escenario bajos los sones de una banda de gaitas escocesa que interpretaron en vivo la intro del disco. Luego uno tras otros fueron sonando todos los temas del mítico album, algunos contando con la presencia de invitados realmente especiales.

Así, durante THE BALLAD OF MARY, apareció por segunda vez en el festival la guapísima DORO PESCH, esta vez engalanada con un hermoso vestido largo de época de color granate. Fue raro ver a Doro sin el habitual cuero, pero la rubia alemana estaba realmente guapa con su vestimenta. Momento entrañable donde intentamos no perder detalle ya con la noche sobre nuestras cabezas, y con DORO cantando a duo con Chris Boltendahl. 

Para el plato fuerte, REBELLION (THE CLANS ARE MARCHING), la sorpresa fue la aparición de Hansi Kürsch de BLIND GUARDIAN y el grupo de heavy metal “a capella”  VAN CANTO, que en su último disco Tribe Of Force hacen una versión del tema.

Para el bis dejaron tres canciones, BALLAD OF A HANGMAN, EXCALIBUR y cerraron con el ya himno HEAVY METAL BREAKDOWN. Realmente grandes, y junto con SLAYER, el grupo que contó con más público en todo el festival. No solo estaba llena la zona colindante con el escenario del TRUE METAL STAGE donde se celebraba el concierto, sino que incluso la zona del BLACK STAGE estaba llena de gente mirando a las pantallas como si la banda originaria de Gladbeck actuara allí también. Por supuesto que la especial noche fue grabada para la posterior edición de un DVD conmemorativo del acto, no os lo perdáis. Una de las actuaciones estelares del Wacken 2010.

SLAYER fueron los siguientes, antes de que nadie se escapara ya estaban atacando con una brutal World Painted Blood, que fue seguida por Hate Worldwide, y que nos hizo revivir y hacer olvidar el cansancio ya acumulado, pues a esas horas llevábamos 12 horas de heavy metal sobre nuestro cuerpo. En ese punto nos escapamos para ver por primera vez en nuestra vida a una de las mejores bandas de black metal del mundo, los noruegos 1349, que actuaban a la vez en el PARTY STAGE. 1349 suenan como una máquina compacta y la química oscura del escenario llegó y se expandió entre un público que parecía absorto contemplando el espectáculo. Los vimos durante una media hora, pero verlos pensando en que nos estábamos perdiendo a SLAYER hizo que volviéramos al escenario grande para ver el fin de la actuación de Araya y compañía.

SLAYER, acabaron, como no podía ser de otra forma, con RAINING BLOOD, SOUTH OF HEAVEN y ANGEL OF DEATH fue la guinda para completar el perfecto pastel. Definitivamente terminaron con mis fuerzas. Apuntar que durante su show, los guardias de seguridad tuvieron que cerrar las puertas del recinto de conciertos porque el aforo se quedó pequeño, algo que jamás había ocurrido en la historia de Wacken, que yo sepa. Unas amigas nuestras que estaban en el Beer Garden quisieron acceder al recinto cuando ya habían empezado SLAYER a tocar y no pudieron. Según los Metalguards, el aforo estaba completo y para garantizar la seguridad tuvieron que impedir el acceso de más gente.

Para la salida de ANVIL ya estaba exhausto, mi cuello no daba para más y mis piernas casi no podían ponerse una delante de otra para caminar.

Tengo que reconocer que fuí a ver a ANVIL por curiosidad, nunca fuí fan suyo. El documental sobre su vida y obra les ha catapultado al estrellato y me alegro por ello, pero cuando les ves en vivo, también llegas a entender el porqué de su eterno anonimato hasta la fecha. Y creo que no era el único que estaba allí por eso. Casi la totalidad de la audiencia estaba allí por la misma razón que yo, lo cual se tradujo en un público excesivamente frío ante una banda que no se acababa de creer que estaba pisando el mayor de los santuarios europeos del metal, el TRUE METAL STAGE de Wacken. Con el METAL ON METAL nos fuimos a dormir, pues en teoría tras ellos actuaban RAVEN, pero hubo cambio en los horarios, no nos enteramos, y cuando llegamos al WET STAGE para verlos, nos encontramos con unos olvidables SECRETS OF THE MOON que adelantaron nuestro descanso.

Sábado 7 de Agosto

Cuando el viernes por la noche llegamos a nuestra cama, por nuestra cabeza corrían deseos de no aparecer por el festival hasta mediada la tarde. Pero tras una ducha reparadora, que llevó consigo toda la tierra acumulada en el WET STAGE, esa idea se borró de nuestra mente, y es que el sábado, a primera hora actuaban EKTOMORF, y eso no nos lo podíamos perder.

A las doce en punto de la mañana y bajo un sol de justicia, estábamos ante el BLACK STAGE viendo a EKTOMORF con la sensación de que el concierto se estaba celebrando en el mismísimo infierno. La cerveza parecía no aplacar nuestra sed y nuestro calor.

Los húngaros contaban con una hora de actuación en el peor de los horarios posibles. Aún así calculo que unos 20.000 valientes ya estaban allí mediada su actuación, algo que Zoltán su líder no dejó de agradecer una y otra vez. Todos sus discos son buenos, pero sus dos últimos trabajos son realmente increíbles y en ellos basan casi por completo su set-list. Así pudimos disfrutar de la fantástica WHAT DOESN’T KILL ME ..., de OUTCAST, AMBUSH IN THE NIGHT, etc, aunque eché en falta mi favorita IT’S UP TO YOU. Hubo también momento para homenajear a JOHNNY CASH con el tema RUSTY CAGE. Tras verles no dejábamos de pensar en que a la noche llegarían SOULFLY. Si los herederos húngaros de Cavalera lo habían hecho tan bien, había que ir preparándose para el ataque brasileño.

CALIBAN fueron los siguientes en hacer acto de presencia y llegaron realmente a aburrirme. Si bien sus primeros discos llegaron a sorprenderme, con el paso del tiempo han ido perdiendo interés para mí, y su fórmula ya empalaga, así que antes de que terminasen me dirigí al WET STAGE por primera vez en el día para ver a lo que fue una sorpresa más que agradable, los suecos DEGRADEAD.

DEGRADEAD son una jovencísima banda de Estocolmo que recoge la esencia de IN FLAMES. Si te gusta la banda de Gelotte, te encantarán, sino, olvídate de ellos. A mi me entusiasmaron. Y no solo a mí, causaron una excelente impresión en la escasa media hora de la que dispusieron. Triunfaron realmente y no sería de extrañar el volver a verlos en el festival en un escenario mayor. La aclamación final creo que puede ser buen síntoma. Banda a vigilar, me hubiera gustado haber conocido su música, eran para mí desconocidos, pero la próxima vez no me pasará lo mismo.

Posteriormente y en el mismo escenario, otra banda sueca y también de Estocolmo, las chicas de CRUCIFIED BARBARA. Captaron a un numerosísimo público masculino, que más bien acudía por el morbo de ver a una banda femenina, pero que a medida que fue avanzando el show fueron dejando a todos perplejos por la calidad que atesoran como intérpretes y por la brillantez de sus canciones.


MIA COLDHEART, es la única morena del grupo, y la líder y alma de la banda. Buena como vocalista y también como guitarrista, se encarga de los solos en todos los temas. Ocupó el centro del escenario, escoltada a izquierda y derecha por las dos espectaculares rubias, KLARA FORCE e IDA EVILEYE, guitarra rítmica y bajista respectivamente, que además de centrar todas las miradas por su belleza, cumplieron con creces con su cometido y arroparon en todo momento con sus coros a KLARA. Show corto, se fueron dejando a todos embobados pero no solo por lo físico, sino también por temazos como SEX ACTION o su “hit” LOSING THE GAME.

Acudimos luego al BLACK STAGE (este año menos black que nunca, por cierto), para ver un poco a LOCK UP, la banda multinacional de deathgrind comandada por Tomas Lindberg, de At The Gates y que cuenta con un line-up de lujo, con Nick Barker (Dimmu Borgir, Cradle of Filth, etc) a la batería, Shane Embury al bajo (Napalm Death, Brujería, etc), y el chileno Anton Reisenegger (Pentagram, Criminal) a la guitarra . Definitivamente el deathgrind no es lo mío y por lo visto allí tampoco había mucho fan del estilo en el festival. Menos mal que luego llegaron W.A.S.P. y a base de sus temas clásicos de los ochenta levantaron el ánimo. ON YOUR KNEES, I WANNA BE SOMEBODY, WILD CHILD, HELLION, lo que todos queríamos oir.

Tiempo luego para volver al PARTY STAGE a ver a los nuevos STRATOVARIUS. Queríamos comprobar el estado de forma de los fineses sin Timmo Tolkki.

STRATOVARIUS tiraron de clásicos, algo lógico en el festival. En una hora de recital tocaron sus mejores temas, abriendo con HUNTING HIGH AND LOW, aunque también hubo tiempo para tocar algún corte de su último plástico Polaris. Eso sí, quedó claro que, al menos en vivo, las nuevas canciones no llegan al público aún como las de la era Tolkki. Pero, no pasaba nada, si el público se quedaba quieto con KING OF NOTHING, luego soltaban SPEED OF LIGHT y THE KISS OF JUDAS y la temperatura volvía a subir. Bajaba el nivel de excitación con DEEP UNKNOWN y seguidamente EAGLEHEART lo arreglaba. Personalmente en vivo no noté diferencias por la baja de Tolkki. Buen show.

EDGUY congregaron a una inmensidad de público. La gente llegaba hasta lugares donde se podía ver a la banda pero no escucharla. Fue realmente impresionante, probablemente nunca hayan tenido una audiencia tan numerosa en toda su carrera. Sesenta minutos de grandes éxitos, que fueron de menos a más. Si bien empezaron un poco fríos la temperatura se fue elevando luego con TEARS OF A MANDRAKE y sobre todo con la esperadísima VAIN GLORY OPERA. MARKUS GROSSKOPF de Helloween fue el invitado estrella para LAVATORY LOVE MACHINE y SUPERHEROES. Ante los primeros planos de pantalla de la cara de Sammet se podían oir gritos de algunas de las féminas presentes. No vi terminar su actuación porque me fuí corriendo al WET STAGE, quería ver por primera vez en mi vida a dos bandas, LAKE OF TEARS y a los griegos ROTTHING CHRIST.

Impresionante como LAKE OF TEARS se las gastan en directo. Comenzaron para mi sorpresa con SO FELL AUTUM RAIN el tema que abría su primer plástico Lake of Tears de 1999, e interpretaron un total de ocho temas. La verdad es que tras ver tanto músico cañero, la paz del metal gótico de los suecos nos vino muy bien para relajar un poco y recuperar el aliento. Toda su música serviría de banda sonora para una película. Su actuación se me hizo cortísima. Tras la paz de Lake of Tears, llegaba la guerra del grupo icono griego, ROTTING CHRIST.

Me llamó la atención la escasa asistencia con la que contaron, son una banda legendaria y que no siempre tenemos todos la oportunidad de ver, claro que la coincidencia con IMMORTAL les hizo mucho daño. De todas formas ROTTING CHRIST no se vinieron abajo y desde la inicial AELAO (que también abre su nuevo y estupendo disco y da título al mismo) a la despedida y fabulosa NOCTIS ERA no dieron un minuto de respiro. Nunca fuí muy fan suyo, hasta verlos en Wacken, hoy en día ya es otra historia. Su música, a pesar de ser realmente dura y pesada ha ido evolucionando con el paso del tiempo, ganando en melodía. La próxima vez que visiten tu ciudad, no te los pierdas. Impresionantes, esta gira presentando el nuevo album promete.

Tras la avalancha griega llegó lo que para mí fue la mejor actuación del festival, la de los brasileños SOULFLY.

La banda de Cavalera comenzó con Blood Fire War Hate del disco Conquer, y continuaron con PROPHECY, una sorpresa para mí que esperaba que su nuevo disco OMEN fuera el protagonista de su setlist. La gente se volvió loca, y comenzaron los no permitidos “Circle of death”. Una señal de prohibición aparecía en las pantallas gigantes y el círculo se rompía, pero Cavalera invitaba a la revolución desde su micro “keep the fucking circle” gritaba. BABYLON hacía que los esfuerzos por parte de las fuerzas del orden para evitar los círculos fueran baldíos. Aunque las imágenes de las pantallas fuesen censuradas y no enfocasen a la audiencia, nosotros sí pudimos ver allí el espectáculo que había fuera del escenario. Que interpretaran REFUSE/RESIST de Sepultura con uno de los hijos de Max Cavalera a la batería tampoco ayudó mucho a evitar las estampidas y los acordes del WALK de PANTERA sembraron el caos. Nuestras cabezas iban a despegarse del cuello. Hubo la clásica tamborrada y también disfrutamos de TROOPS OF DOOM. ROOTS BLOODY ROOTS y EYE FOR AN EYE cerraron una actuación grandiosa, que quizás no se repita en Wacken por la “desobediencia civil” de la banda. Sin duda lo mejor del festival.

Supongo que FEAR FACTORY habrán encantado a los muy fans de la banda. Para los que no lo somos tanto, y tras lo de SOULFLY, no nos aportaron nada. No se les ve buen “feeling” sobre el escenario, y más bien parece que estén ahí por dinero y no por respeto real a sus fans. Fríos. Me cargaron soberanamente.

Para cerrar el festival, U.D.O. daba una clase magistral de heavy metal clásico, del que más nos priva. Fue entonces cuando llegó la lluvia, ya a última hora, para que pudiésemos disfrutar del clásico Wacken con aquello del “Rain or Shine”. No importó. Muchos casi hasta agradecimos el agua, hartos ya de tanto calor durante los tres días. Bajo el agua disfrutamos de un impresionante repertorio, con grandes temas de U.D.O. y clásicos de ACCEPT que ya forman parte de nuestras vidas. Potentes sonaron THE BOOGEYMAN, DOMINATOR, MAN AND MACHINE ANIMAL HOUSE... pero los clásicos de ACCEPT son los que más nos llegaron: PRINCESS OF THE DAWN, MIDNIGHT MOVER, METAL HEART y BALLS TO THE WALL para acabar. Dudo mucho que los actuales Accept puedan superar a la banda de Udo. Impresionantes. Con esto terminaba nuestro Wacken 2010, bajo una refrescante y fría lluvia.

U.D.O.

¿Que hace que Wacken sea tan especial? ¿Es realmente tan bueno como para que la gente se enganche año tras año y vuelva aunque para ello algunos se crucen medio mundo? ¿Es tan diferente por ejemplo a los festivales españoles?

La respuesta es SI. La oferta de comida/bebida es infinitamente superior a la de los festivales españoles. Los servicios están limpios, el camping están infinitamente mejor y los horarios se cumplen escrupulosamente, quizás por ello no vengan personajes del pelaje de Axel Rose por aquí, por si se le ocurre salir dos horas tarde como aquella vez en el BBK de Bilbao. Las bandas no son las protagonistas. Los protagonistas son los metalheads, el sold-out está garantizado, toque quien toque, el cartel no importa, importa la fiesta, la convivencia y el buen rollo. Si no lo entiendes no te molestes en ir, no te preocupes, otros lo haremos por ti, al día siguiente de terminar el festival se vendieron los primeros 10.000 tickets del 2011 en cinco horas. Pero si nunca has estado, no me digas que has ido a festivales, porque este es el más grande y mejor del mundo, palabra de Dio (lo dijo en Wacken 2009).

© Larry 2010

Saludos desde aquí a mis fantásticos acompañantes, María, Mónica, Silvia, Victor, Rubén, Sergio y a mi chica. También a esos grandes de Igualada, los Crysys y los acompañantes con los que compartimos también buenos ratos viendo a grandes bandas y charlando, en especial, y que me perdonen el resto, a Mark y Laura. Se os quiere. Nos vemos pronto en casa, en Asturies.

Para ver la crónica publicada en Rock Brigade, pincha aquí
Para ver la crónica publicada en Metal Hammer España, pincha aquí

Para ver las imágenes a mayor tamaño haz click en ellas.